Cancelando el Balance. Todo lo que debes saber sobre finanzas personales. A cargo de Diego Costa García. Parte 8

AD 75/2018

 

4.3.   Escoger el continente: fondo de inversión vs plan de pensiones.

Una vez tenemos claro qué activos vamos a comprar, nos conviene tener en cuenta el aspecto jurídico-tributario. Podemos comprar los mismos activos a través de personas jurídicas distintas (que tendrán tratamientos fiscales distintos).

Tiene que quedar esto claro. Lo primero es elegir el contenido, el activo concreto que deseamos, y después el continente, estudiar las distintas opciones que tenemos para comprarlo. Es decir, tenemos que hacer previamente todo el trabajo anterior y solo después plantearnos este punto. No vale decir: “quiero un plan de pensiones” -> “a ver cuál elijo”. Es al revés: “quiero comprar este índice global o delegar mi dinero en este gestor” -> “a ver si puedo comprar ese índice o delegar en el gestor a través de un plan de pensiones”.

¿Se entiende esto? Bien, porque es muy importante. Después veremos por qué.

¿Y qué distintas formas tenemos de comprar los activos que queremos? Pues yo las resumiría en 3 grupos:

  1. Comprarlos directamente.
  2. Utilizar una sociedad de inversión colectiva (fondo y sicav).
  3. Utilizar un plan de pensiones.

Vayamos una a una.

Si has decidido hacer una gestión personal del patrimonio no te va a quedar otra opción que la 1. Esto va a suponer un gran impedimento extra: el hambre voraz del estado.

Luego hablaremos de cómo las comisiones lastran tu rentabilidad a largo plazo de forma alarmante. Pues los impuestos tienen el mismo efecto.

Cada vez que vendas un activo, vas a tener que pasar por caja. ¿Cuánto? Pues entre el 19-23% del beneficio (diferencia precio de compra – precio de venta), y eso de momento…

Esto es igual si lo que vendes es una acción, un fondo de inversión o una sicav. La diferencia es que las operaciones dentro del fondo de inversión (que el fondo venda y compre acciones) no están gravadas (o pagan muy poco).

Por tanto, la diferencia en rentabilidad entre unas mismas operaciones realizadas directamente o a través de un fondo de inversión puede, a largo plazo, ser muy grande. Por ejemplo, considerando que rotas toda la cartera cada año, esta podría ser la diferencia entre pagar todos los impuestos anualmente o al final (que no es lo mismo):

figura 22.png

Figura 22 (elaboración propia)

Podemos ver la diferencia considerable que hay entre pagar el 20% de los beneficios al final del periodo, o ir pagando el 20% de los beneficios cada año. En 40 años supone ganar un 68% más.

Y alguno dirá, pero has puesto un 10% de rentabilidad no un 7%, ¿en qué quedamos?

Los impuestos te los cobran sobre beneficios nominales no reales. Es decir, si hay una inflación del 10% anual y nosotros conseguimos un 10% de rentabilidad nominal anual, nos estaríamos quedando igual en términos de poder adquisitivo (nuestra rentabilidad real sería 0%), sin embargo, nos cobrarían impuestos sobre ese 10% nominal. Así que cuanta más inflación, más impuestos.

Así que, si vas a gestionar tú mismo, tendrás que asumir esto o intentar evitarlo de alguna manera. Puede haber algunos productos interesantes para evitar la mordida, pero no los conozco y no sé hasta qué punto son interesantes para un capital modesto. Recomendaría hablar con algún experto.

La segunda opción es la opción más común. Básicamente consiste en invertir a través de fondos de inversión y sicavs.

Las diferencias entre ambos productos son mínimas. Veamos un poco:

  • Ambos pagan muy poco por las operaciones de compra-venta que se realizan en su interior posibilitando posponer el pago de impuestos. Uno paga impuestos cuando vende el fondo o la sicav.
  • Ambos son gestionados por una sociedad gestora y cobran comisiones parecidas.
  • Cuando vendes un fondo de inversión pagas impuestos sobre los beneficios obtenidos. Sin embargo, si lo vendes para comprar otro fondo (lo traspasas), no se te gravan los beneficios. Esta ventaja la tienen todos los fondos de inversión, pero solo algunas sicavs que cumplen ciertos requisitos de tamaño, numero de participes…
  • Al comprar un título de una sicav, tendrás que pagar una comisión de custodia. En mi caso son unos 15 euros al trimestre o algo así. Al suscribir un fondo no tendrás estos problemas.
  • El fondo de inversión lo crea la sociedad gestora. La sicav la crean los partícipes y delegan la gestión en una sociedad gestora. Los partícipes de la sicav se reúnen en junta de accionistas y pueden decidir llevarse la gestión a otra gestora.
  • La contrapartida en ambos te la da siempre la persona jurídica. Cuando compras una acción, se la compras a otro inversor que está en mercado vendiendo. Cuando suscribes un fondo de inversión o compras una sicav, es el propio fondo o sicav el que te vende (o compra).

Recuerda mirar las comisiones.

La tercera opción es comprar el activo a través de un plan de pensiones. El plan de pensiones también es traspasable como el fondo de inversión y también paga poco por las operaciones internas. ¿Y en qué se diferencian? Principalmente en 2 puntos:

  • Disponibilidad
  • Impuestos

Vamos a verlo.

La disponibilidad. El fondo de inversión, al igual que el plan de pensiones, calcula un valor liquidativo al día. Este es el precio con el que saldrías o entrarías en el vehículo si lo compraras o vendieses ese día. Ese precio se calcula sumando el valor de todas las acciones (y otros activos) que posea el vehículo. Sin embargo, mientras que el fondo lo puedes comprar y vender cuando quieras, el plan de pensiones tiene ciertas limitaciones.

Limitaciones de compra. No puedes comprar más de 8.000 euros al año ni más del 30% de tu sueldo neto. Puedes comprar 2.500 más para el plan de pensiones de tu cónyuge si cumple determinadas condiciones.

Limitaciones de venta. Solo puedes vender (reembolsar) si acontecen ciertas circunstancias (jubilación, enfermedad grave, paro prolongado…) o si han transcurrido 10 años desde que compraste (solo las partes que compraste hace 10 años o más). Esta segunda condición se introdujo en 2015 y se empezará a poder reembolsar a partir de 2025. Todavía no están claros los detalles.

Las circunstancias para reembolsar eran demasiado restrictivas. Solo un ahorro que estemos muy muy seguros de que es para la jubilación podía cuadrar. Sin embargo, con la condición de los 10 años se les dota de mayor liquidez y se vuelven más atractivos. Piensa además que estamos invirtiendo en renta variable, 10 años es lo mínimo que debemos estar.

Los impuestos. Si decíamos que con el fondo de inversión pagas un 20% de los beneficios cuando lo rescatas (cuando vendes), con el plan de pensiones será un poquito distinto.

Distingamos primero los 2 tipos de gravámenes dentro del IRPF: renta general y renta del ahorro. La renta general es la del trabajo. Se te grava todo tu sueldo a un tipo marginal creciente que puede superar el 50%. La del ahorro es la que se aplica a las acciones en bolsa y similares y grava solo los beneficios (diferencia entre precio venta y precio compra) a un tipo máximo del 23%.

Bien, pues todo lo que se ha dicho hasta aquí estaba referido a la renta del ahorro (max 23% sobre beneficios). Pero el plan de pensiones va con la otra, con la renta del trabajo (max 50% sobre el total).

¿Cuál es la ventaja? Pues que cuando suscribes te desgravas, te reduce tu base imponible, y por tanto tu tipo marginal. En cambio, cuando reembolses te aumentará tu base imponible y tu tipo marginal.

Como pequeña diferencia extra, las comisiones de los planes de pensiones suelen ser ligeramente inferiores debido a cierta regulación.

Hasta aquí la descripción. Entonces, entre fondos de inversión y plan de pensiones, ¿cuál elijo? Pues como siempre, depende.

Si lo que estás haciendo es trasladar consumo de un momento en el que tienes una base imponible general alta a otro momento en el que tienes una base general baja; lo mejor será el plan de pensiones. Si, al contrario, pretendes suscribir cuando tienes un sueldo bajo y rescatar cuando lo tienes alto; mejor al fondo de inversión. La decisión está exclusivamente basada en los impuestos que vas a tener que pagar con una u otra opción. Y piensa que, igual que al escoger el activo según a cuándo quieras trasladar el consumo, no se trata de elegir uno u otro. Se trata de determinar qué porción de tu patrimonio tener en cada uno. Haz sus cálculos.

Pero ten en cuenta que, con el tipo del ahorro vas a pagar sí o sí cuando reembolses un 20% sobre beneficios. En cambio, el tipo general es progresivo, puedes llegar a pagar un 50% del total (si la renta es muy grande); pero también puedes llegar a pagar 0 (si la renta es pequeña).

Lo anterior nos fuerza también a tener en cuenta lo siguiente. Vamos a optar por el plan de pensiones por una pequeña parte del patrimonio tal que, en el futuro, pueda vaciar el plan sacando unos 12.000 euros al año. Eso significa que el patrimonio de nuestro plan de pensiones no debería sobrepasar en ningún caso los 200.000 euros para cuando empecemos a vaciarlo. De otra manera crecería más rápido de lo que podríamos sacarlo sin pagar demasiados impuestos. Así que haz el cálculo. ¿Cuántos años puedo meter 8.000 euros (o lo que sea) tal que cuando tenga 65 (o cuando espere consumir) no haya más de 200.000?

Empezarás así a ver cuántas aportaciones puedes realizar al plan de pensiones. Y fíjate en colocar esas aportaciones lo más al final posible de tu vida profesional que será probablemente cuando tengas un tipo marginal más alto (mayor sueldo cobres).

Todo esto está muy bien, pero pongamos un ejemplo.

Pongamos que yo he decidido (en la medida de lo posible) que no quiero estar trabajando dentro de 10 años (no tendré rentas de la base general).

Pongamos que dentro de 10 años quiero sacar una renta anual del plan de pensiones de forma perpetua y sin pagar nada (si es pequeña y no tengo más rentas, ni me retienen ni tengo obligación de hacer la declaración).

Para conseguir dicha renta estoy dispuesto a hacer un esfuerzo ahorrador de 5.200 euros al año.

¿Qué debería hacer? ¿Fondo o plan de pensiones?

figura 23afigura 23b

Figuras 23a y 23b (elaboración propia)

¿Se aprecia? En ambos casos vamos a estar los primeros 10 años suscribiendo 5.200 al año. En el primer caso los 5.200 al fondo; y en el segundo caso los 5.200 al plan de pensiones que sumado a la devolución de hacienda (a nuestro tipo marginal del 35% es 2.800) da el máximo de 8.000 que nos permite la ley.

Gracias a esa devolución de hacienda (en realidad la devolución es al año siguiente, pero por simplificar), el año 10 alcanzaremos más de 120.000 euros mientras que en el fondo no llegaremos a 80.000.

Hasta aquí está claro qué alternativa es mejor. Veamos los años de reembolso. El fondo de inversión deberá pagar el 21% de los beneficios. Por tanto, si queremos que nos lleguen a cuenta 11.000 deberemos sacar un poquito más para pagar los impuestos. Sacando esa cantidad, en menos de 10 años habríamos agotado el capital.

En el plan de pensiones, en cambio, lo que sacamos es lo que nos llega a cuenta. Así que disponemos de nuestra renta perpetua de casi 11.000.

Como ves con el plan de pensiones estamos en el mejor de los 2 mundos, mejor al suscribir y mejor al reembolsar.

No obstante, hay que hacerse algunos cálculos. Yo he puesto unos números muy bonitos, pero no siempre será ese el caso. Si, por ejemplo, estoy cobrando también una pensión pública, entonces sí deberé hacer la declaración y pagar los impuestos correspondientes.

Vamos a ir viendo un poco las cosas que podemos calcular.

En primer lugar, nos puede ayudar esta tablita de cazadividendos.

figura 24.png

Figura 24 (Tributación de las rentas del trabajo y del ahorro[i])

En la tabla se observa el porcentaje de impuestos que deberemos pagar según la combinación de rentas que cobremos (escala vertical fondo de inversión, escala horizontal plan de pensiones).

Podemos ver que la pendiente no es de 45 grados estando las rentas del trabajo un poco favorecidas. Esto se debe a lo siguiente:

figura 25.png

Figura 25 (¿Por qué usar los planes de pensiones?[ii])

Es decir, que las únicas ventajas para preferir cobrar por renta del trabajo frente a renta del ahorro son:

A mí me parecen motivos suficientes para intentar explotarlos.

Otra pregunta interesante que podríamos hacernos sería:

figura 26.png

Figura 26 (Debate: Fondos de inversión vs Planes de Pensiones[iv])

Siguiendo la fórmula que plantea Marcos Luque podemos hacernos una tablita parecida a esta:

figura 27.png

Figura 27 (elaboración propia)

Está claro que, de las 4 variables, la más segura es el marginal efectivo, pero manda narices que podamos estar más seguros de los años o de la rentabilidad anualizada que del tipo futuro del ahorro.

En fin, que si el tipo al ahorro en el futuro es del 23%, podrías reembolsar el plan de pensiones hasta a un tipo del 50% y habría sido una buena decisión (según los datos del ejemplo).

¿Y cómo van a evolucionar los tipos del ahorro y de la renta en el futuro? Eso sí que es complicado saberlo.

La primera idea que se me pasa por la cabeza es que probablemente subirán relativamente más los tipos del ahorro, del ricachón que vive de las rentas, que los tipos del trabajo para rentas bajas.

Sin embargo, conviene recordar que el estado tiene a las rentas del trabajo cautivas, uno no puede o lo tiene más difícil para cambiarse de país. Mientras que las rentas del ahorro se van y fuera problema, puedes fácilmente invertir en un país o en otro. Así que no tengo nada claro cómo pueden evolucionar estos impuestos.

Si tenemos un plan de pensiones y queremos escapar del país, no podemos (quizá en el futuro sí[v]). En mi opinión está claro que en principio sería preferible un fondo de inversión. Pero veo muy recomendable aprovechar, con una pequeña parte, las oportunidades comentadas.

Además, para mí tiene sentido dedicar nuestros primeros esfuerzos ahorradores a completar esa pequeña parte y una vez cubierto el plan de pensiones, continuar ahorrando en fondos. Desde esta perspectiva, el plan de pensiones actuaría como una especie de seguro encargado de marcar un mínimo en tus rentas futuras.

Para ir terminando me gustaría realizar un pequeño ejercicio. ¿Qué pasaría si, en lugar de escoger primero el contenido y luego el continente, primero los activos concretos y después el paraguas jurídico; cogemos y elegimos un plan de pensiones al azar? Pues este gráfico de Funds People nos lo muestra:

figura 28.jpg

 

Figura 28 (FundsPeople)

Como veremos después, podemos observar un efecto similar en los fondos activos de inversión, pero dudo que el efecto sea tan pronunciado.

Mira el gráfico de abajo. Representa la rentabilidad vs índice de todos los planes de pensiones. ¡Solo 4 han batido al índice a 10 años! Es decir, la probabilidad de acertar eligiendo al azar un plan de pensiones es inferior al 1%.

Por cierto, te dejo de deberes averiguar cuáles son esos 4…

Alguno con relaciones con bancos podría argumentar que es que los planes de pensiones son algo muy serio, estamos hablando de nuestra jubilación y no se puede invertir de cualquier manera, requiere mayor seguridad.

¡Si, tan seguro que seguro que pierdes! Los planes de pensiones absorben probablemente el ahorro a mayor plazo de la sociedad. Y precisamente por ello debería observarse, en un sistema financiero sano, a los planes de pensiones como el vehículo más rentable. Justo todo lo contrario a lo observado.

Pero esto no es nada nuevo. Pablo Fernandez, profesor del IESE tiene un estudio muy famoso al respecto.

figura 29

Figura 29 (Debate: Fondos de inversión vs Planes de Pensiones[vi])

¿Y cómo es esto posible? Pues te dejo las 2 explicaciones más probables que he encontrado de la mano de Martin Huete[vii] y Juan Ramón Rallo[viii].

figura 30.png

Figura 30 (Twitter – Juan Ramón Rallo[ix])

Conclusión: elige primero el contenido y solo después el continente, haz tus números y si tienes dudas habla con un experto fiscal independiente.


Referencias bibliográficas

[i] Tributación de las rentas del trabajo y del ahorro

https://www.cazadividendos.com/tributacion-rentas-trabajo-ahorro/

[ii] ¿Por qué usar los planes de pensiones?

https://www.cazadividendos.com/aprender/invertir-planes-pensiones/por-que-usar-planes-de-pensiones/

[iii] OBLIGACION DE DECLARAR: LIMITES GENERALES

https://www2.agenciatributaria.gob.es/ES13/S/IAFRIAFRC12F?TIPO=R&CODIGO=127263

[iv] Debate: Fondos de inversión vs Planes de Pensiones

https://youtu.be/H2GtoQGXIqA?t=4m5s

[v] Debate: Fondos de inversión vs Planes de Pensiones

https://youtu.be/H2GtoQGXIqA?t=55m5s

[vi] Debate: Fondos de inversión vs Planes de Pensiones

https://youtu.be/H2GtoQGXIqA?t=43m14s

[vii] Martín Huete – Las mentiras del Sistema. Usos y prácticas que perjudican al inversor.

https://youtu.be/_VSgTb7z9-k?t=15m5s

[viii] Twitter – Juan Ramón Rallo

https://twitter.com/juanrallo/status/1032335549795852288

[ix] Twitter – Juan Ramón Rallo

https://twitter.com/juanrallo/status/1032335549795852288


Diego Costa Garcia

 

Autor: Diego Costa García

Formación: Master en Value Investing de OMMA

Cargo profesional: Middle Officer en azValor Asset Management

Un comentario sobre “Cancelando el Balance. Todo lo que debes saber sobre finanzas personales. A cargo de Diego Costa García. Parte 8

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s