Cancelando el Balance. Todo lo que debes saber sobre finanzas personales. A cargo de Diego Costa García. Parte 9

AD 75/2018

    5. Piedras en el camino.

 

¿Con qué problemas deberemos lidiar a la hora de alcanzar nuestros objetivos financieros?

Yo identifico principalmente 3:

  • No ser capaces de generar ahorro (inconsistencia temporal).
  • Nuestro activo a largo plazo no alcanza la rentabilidad de los índices (mal activo).
  • Nosotros no alcanzamos la rentabilidad de nuestro activo a largo plazo (trampas psicológicas).

Vamos a verlos.

5.1. Generar el ahorro: inconsistencia temporal.

 

Este es el típico problema del que tratan todos los libros de planificación financiera. Como hemos visto es importante pero no es todo, hay mucho más.

Como habrás apreciado, yo no quería hacer una guía de autoayuda o coaching, pero vamos a hacer un pequeño punto, es importante que aprendamos a generar el ahorro necesario para financiar nuestro consumo futuro.

No obstante, disclaimer: yo no soy el más indicado para tratar este tema. Tengo la suerte, por mi personalidad o por lo que sea, de tener una mente muy calculadora. Así que no suelo ser inconsistente en el tiempo ni arrepentirme de mis decisiones pasadas. Me cuesta poco proponerme unos objetivos de ahorro y cumplirlos a lo largo del tiempo. Por tanto, quizá no sea el más adecuado para tratar este tema así que, si te interesa, quizá deberías buscar por ahí, encontrarás lecturas de sobra. Aun así, tengo una mujer que no tiene la misma facilidad que yo y he desarrollado una teoría sobre el problema principal que observo. Ahí va.

Lo primero, el problema: “Sé que tengo que ahorrar para financiar consumo futuro, pero es que, a final de mes, me queda muy poco o nada para ahorrar”.

Vamos, que tus gastos son superiores a tus ingresos. Para variar, 2 opciones: gasta menos o ingresa más.

Todo el mundo entiende por qué ingresar más es una opción. Pero cuidado con la carrera de la rata[i] (nuestro sueldo sube, pero nuestro nivel de vida sube más).

Gastar menos también está claro, ¿no? Si gastas menos, ahorras más. No solo eso, si gastas menos, necesitas un menor patrimonio acumulado para poder jubilarte. Veámoslo con una tabla.

figura 31.png

Figura 31 (elaboración propia)

Si mis ingresos son de 20.000 netos anuales, gasto 16.000 y ahorro 4.000 (20%); voy a necesitar, por la regla del 4%, unos 400.000 (16.000 x 25) para jubilarme. Ahorrando 4.000 al año y capitalizándolos al 7%, necesitaré 30 años para alcanzar esa cifra.

  • Caso 1: Imaginemos que me doblan el sueldo, pero continúo gastando 16.000. Ahora tendría un ahorro anual de 24.000 (60%). Alcanzaría los 400.000 en 10 años.
  • Caso 2: Imaginemos que divido mis gastos por 2. Gasto anualmente 8.000 y ahorro 12.000 (60%). Mi ahorro ha aumentado y también se ha reducido el patrimonio que necesito para jubilarme a 200.000 (8.000 x 25). También alcanzaré esa cifra en 10 años.

Es decir, el número de años que necesitamos para alcanzar un patrimonio de 25 veces nuestros gastos solo depende de nuestro porcentaje de ahorro (y de la tasa a la que lo consigamos capitalizar). Y el efecto de multiplicar ingresos es equivalente al de dividir gastos.

figura 32.png

Figura 32 (elaboración propia)

Así que debemos hacer presión en ambos frentes: ingresos y gastos.

Uno de los problemas que se suelen señalar a la hora de conseguir ahorrar de forma recurrente, es que dejamos que nuestro ahorro se forme por lo que sobra. Es decir, no decidimos nosotros lo que queremos ahorrar y en función de eso gastamos, sino que es nuestro gasto el que determina nuestro ahorro.

La solución que se da es el pagarse a uno mismo el primero[ii]. El día 1 de mes directamente sustraer de tus ingresos aquella parte que has decidido ahorrar. Puede ser una estrategia interesante para el que le funcione, pero yo creo que el problema subyacente es más profundo.

En mi opinión, el problema fundamental que explica nuestra incapacidad para ahorrar es la inconsistencia temporal[iii]. Es decir, no somos capaces de tomar decisiones y ser coherentes con ellas a lo largo del tiempo. Es el mismo problema que nos imposibilita dejar de fumar o ir al gimnasio.

Decidimos que vamos a ahorrar un 25% de nuestro salario porque consideramos que es esa la cifra adecuada. Es esa la cifra que hace que valoremos más los bienes futuros que podremos adquirir frente a los costes en consumo presente. Sin embargo, llega final de mes y no hemos alcanzado nuestro objetivo. ¿Qué ha pasado?

Pues que nuestra valoración de los bienes presentes frente a los futuros ha cambiado a lo largo del mes. En frio, sobre el Excel de nuestro cuarto, consideramos que eran más valiosos los futuros; pero a lo largo del mes, frente al escaparate de Zara, descubrimos que no era así.

Con el Excel, infraestimamos el valor de los bienes presentes; y frente a Zara, lo sobreestimamos.

Yo soy fumador. Sin embargo, nunca me he propuesto dejarlo (sí me he propuesto a veces fumar menos). Y no me he propuesto dejarlo porque sé que como me lo proponga, lo consigo. ¡Y no quiero dejar de fumar! Lo que quiero decir es que soy capaz de, en la soledad de mi cuarto, valorar correctamente los costes y beneficios subjetivos que me aporta fumar y, concluyo, que no quiero dejarlo.

En fin, quizá algún día lo deje… Pero el caso, es que debemos intentar ser consistentes con nuestras decisiones a lo largo del tiempo, es decir, ser capaces de estimar correctamente nuestras valoraciones presentes y futuras, conocerse a uno mismo.

Si te has propuesto ahorrar un 25% y no lo consigues ni un mes, párate un segundo y piensa si de verdad ese es el porcentaje que quieres ahorrar. No se trata de ser austero o tacaño, sino de ser conscientes de nuestras decisiones financieras, de valorar correctamente.

Pero esto es quizá ya nivel avanzado. A mucha gente lo que le pasa es que ni siquiera se plantean la decisión. Y yo creo que la solución pasa por ser más conscientes[iv], por pararse a pensar cuál es el coste de una decisión, a qué estamos renunciando.

Personalmente mi mujer y yo ahorramos bastante. Pero no me importaría ahorrar menos si soy consciente de que, cada vez que realizo un gasto, estoy renunciando a bienes futuros o a tiempo libre[v].

Esto es algo que aún no he conseguido que mi mujer interiorice. Que no se trata de ahorrar, ahorrar no es el objetivo. El objetivo es, ahorres más o menos, que sea el ahorro que conscientemente consideras adecuado.

Y aquí sí pueden servir de ayuda para autoorganizarnos algunas tablas. Podemos dividirlas en 3 al igual que las de una empresa: balance, resultados y memoria.

El balance es lo que hemos estado elaborando en esta guía, nuestros activos y pasivos. Simplificadamente podemos poner en un Excel nuestro patrimonio y cómo puede ir creciendo a lo largo del tiempo. Por ejemplo:

figura 33.png

Figura 33 (elaboración propia)

Esa aportación periódica de 9.600 la podemos sacar de nuestra cuenta de resultados: ingresos y gastos.

figura 34.png

Figura 34 (elaboración propia)

Y, a su vez, esos gastos los podemos diseccionar en nuestra memoria. Esto nos ayudará también a ser conscientes de nuestra valoración bienes presentes-futuros, de a qué estamos renunciando (y a qué no) y a cambio de qué.

figura 35

Figura 35 (elaboración propia)

Conclusión: conócete a ti mismo, se consciente y consistente, y mucho ánimo.

Advertencia: no lo he mencionado, pero ser consistente a lo largo del tiempo no significa no poder cambiar de opinión. La realidad puede cambiar y tus preferencias también. Ser consistente lo único que exige es que seas capaz de anticiparte a los cambios previsibles en tus preferencias.


Referencias Bibliográficas

[i] ¿QUE ES LA CARRERA DE LA RATA PARA KIYOSAKI?

http://www.libropadrericopadrepobre.com/la-carrera-de-la-rata-kiyosaki.php

[ii] Por qué no ahorramos y qué podemos hacer para conseguirlo

https://youtu.be/pZ5MJbrzkzE?t=9m22s

[iii] Francisco Capella – Psicología y economía (Behavioral economics)

https://youtu.be/n1y0Ia7R46g?t=6m43s

[iv] Por qué no ahorramos y qué podemos hacer para conseguirlo

https://youtu.be/pZ5MJbrzkzE?t=32m40s

[v] Por qué no ahorramos y qué podemos hacer para conseguirlo

https://youtu.be/pZ5MJbrzkzE?t=37m49s


Diego Costa Garcia

 

Autor: Diego Costa García

Formación: Master en Value Investing de OMMA

Cargo profesional: Middle Officer en azValor Asset Management

Un comentario sobre “Cancelando el Balance. Todo lo que debes saber sobre finanzas personales. A cargo de Diego Costa García. Parte 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s