Saltar al contenido

¿Derecho a la Censura?: Donald Trump vs la Social media. A cargo de Ana Gabriela Ojeda Caracas.

AD+

El 18 de diciembre del 2020 publicamos un artículo titulado “EEUU VS FACEBOOK: An antitrust story” en la web española “A definitivas” en el que estudiamos los elementos más llamativos del caso que sigue la FTC (Federal trade comission) – EEUU Vs Facebook. Dijimos en ese momento[1]:

“El 9 de diciembre de 2020 se conoció que a raíz del resultado de una investigación del personal de la FTC (Federal trade comission) en cooperación con los Fiscales Generales de 46 estados de EEUU, el Distrito de Columbia y Guam y un voto de los Comisionados de la FTC; Se demandó a la gigante Facebook, representada por su director Mark Zuckerberg, por prácticas que a primera vista generan indicios de la existencia de competencia monopólica desleal, o tal como se denomina en el sistema anglosajón del Common law “Antitrust Competition”.

Lo cierto es que el caso EEUU vs FACEBOOK nos deja interesantes reflexiones:

•El derecho a la libertad de empresa no es absoluto, sino que encuentra algunas limitaciones. En este caso en particular, vemos como la FTC autorizó en el pasado la adquisición y fusión de estas compañías, sin embargo en atención a un interés legítimo como lo es el preservar el derecho de los consumidores a poder elegir libremente, la FTC ha tenido que intervenir solicitando restricciones a facebook por las practicas poco éticas y desleales en las que supuestamente ha incurrido.

•Por otra parte, se está enviando una advertencia que para muchos puede derivar en violación al principio de la libertad contractual, según el cual las partes son libres de contratar, pactar y negociar en los términos que mejor consideren. Ya que el mensaje es claro: Ninguna venta / cesión / adquisición  o fusión tiene carácter definitivo, si de ella se derivan actos, hechos o situaciones que infrinjan derechos como la libre competencia o protección al consumidor.”

Al escribirlo, no teníamos idea (aunque realmente sí) de la magnitud de los acontecimientos que se suscitarían en los EEUU respecto al desenlace “final” de una pugna por el control y monopolio de la masa social a través de la RRSS, de las cuales, claramente Mark Zuckenberg, ostenta un porcentaje importante de participación y poder. Este desenlace es consecuencia de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos de Norteamérica, en las que –según las decisiones de más de 47 cortes estatales- Joe Biden resultó electo presidente.

Resultado que produjo el inmediato rechazo y desconocimiento por parte de Donald Trump y su electorado al sistema electoral norteamericano; Aduciendo la consumación de un fraude electoral en el que estos –aseguran- personas fallecidas votaron, otras votaron dos y hasta tres veces, cajas de boletas electorales se extraviaron y en algunos circuitos no existió presencia paritaria entre representantes demócratas y republicanos que pudiesen acreditar la transparencia en el proceso de conteo de votos. Denuncias que fueran todas desechadas por las cortes estatales, y en consecuencia ratificada la victoria del candidato demócrata.

Sin embargo, las denuncias de fraude electoral proferidas por Trump y miembros de su equipo de trabajo, datan desde el mes de noviembre cuando las elecciones se llevaron a cabo, y estas ya eran previstas por algunas de las redes sociales, desde septiembre, cuando se hizo el anuncio de que estas modificarían algunas normas y redoblarían esfuerzos para  para evitar la desinformación, los discursos de odio y los atropellos cívicos durante la jornada electoral. Y es precisamente en esa fecha en la que empieza la pugna entre Donald Trump y Twitter; el primero, utilizando esta plataforma (se dice que su red social predilecta) para denunciar el supuesto fraude electoral desde el día de las elecciones, y los segundos, para intentar “regular” las declaraciones del presidente saliente. Por considerar que las mismas infringen las reglas de funcionamiento de twitter.

A pesar de que inicialmente se hizo la advertencia a Donald Trump de que debía modificar (eliminar) alguno de estos tweets en los que desconocía la veracidad de los resultados electorales desde noviembre. El presidente se mantuvo firme en su discurso, lo que trajo como consecuencia que algunos de estos tweets fuesen eliminados.

Generándose así una segunda advertencia por parte de twitter. Ya que en mayo de 2020, se había generado una primera advertencia sobre los tweets de Trump: Twitter colocó una etiqueta de advertencia con la leyenda en inglés «Obtén los hechos sobre el voto por correo» (El presidente saliente, denunció el 26 de mayo que la votación propuesta bajo la modalidad de correo, por los demócratas, se utilizaría para cometer fraude).

Desde ese entonces twitter aplica estas advertencias como parte de su nueva política sobre información engañosa en tweets que se hacen virales.

¿Pero que respondió Donald Trump a las advertencias de twitter?

«Twitter ahora ha demostrado que todo lo que hemos estado diciendo sobre ellos (y sus otros compatriotas) es correcto.  Se viene una gran acción”

 “Twitter has now shown that everything we have been saying about them (and their other compatriots) is correct. Big action to follow!

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) Mayo 27, 2020

Seguidamente, respecto al tema de las boletas electorales señaló:

«Los republicanos sienten que las plataformas de redes sociales silencian totalmente las voces conservadoras. Las regularemos fuertemente o las cerraremos, antes de que podamos permitir que esto suceda. Vimos lo que intentaron hacer y fracasaron en 2016. No podemos dejar que una versión más sofisticada de eso vuelve a pasar», escribió.

«Al igual que no podemos permitir que las papeletas de votación por correo a gran escala se arraiguen en nuestro país. Sería oportunidad para hacer trampa, falsificaciones y robos de papeletas. Ganaría quien engañara más»  

“Republicans feel that Social Media Platforms totally silence conservatives voices. We will strongly regulate, or close them down, before we can ever allow this to happen. We saw what they attempted to do, and failed, in 2016. We can’t let a more sophisticated version of that.”

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) Mayo 27, 2020

Por lo que, contrario a lo que se afirma sobre la repentina suspensión o banneo indefinido como sanción severa al actual presidente de los EEUU, lo cierto es que twitter, había advertido por lo menos en tres oportunidades sobre los–supuestos- incumplimientos a políticas y pautas generales[2] de funcionamiento en su plataforma; Teniendo como desenlace final, la suspensión indefinida de Trump, el 08 de enero de 2021, lo que ciertamente ha generado preocupación en americanos y extranjeros, por ser un hecho replicado en otras plataformas tales como: Google, Amazon, facebook e Instagram. El cual va más allá de silenciar la voz de Trump, y que ahora busca silenciar la voz y el deseo de información libre y veraz, de los ciudadanos del mundo.

Por ello debemos analizar objetivamente los hechos acaecidos en las últimas 96 horas:

  • El 06 de enero de 2021, se debían certificar los votos del colegio electoral por las cámaras. Trump convoca a sus seguidores y da un mitin en THE ELIPSE. Una vez allí,  da un discurso en el que insiste sobre el fraude electoral e insta a sus seguidores a marchar hasta el capitolio en forma pacífica y hacer sus voces escuchar” (textual)
  • Un grupo significativo de manifestantes pro-Trump lideran una especie de protesta hacia el capitolio de la república, a consecuencia del fraude electoral que denuncian, la cual termina mutando en una incursión violenta al recinto. De esta “revuelta” entre manifestantes y policías, se originó el lamentable fallecimiento de cinco (5) personas.
  • Trump twittea pidiéndole calma y serenidad a los manifestantes (sus seguidores) y les recuerda que deben marchar pacíficamente, respetando a los policías y a la ley.
  • Ante la ola de violencia desatada en el capitolio, líderes nacionales y mundiales, repudian el asalto al capitolio.
  • Ese mismo día suspenden la cuenta de trump por 12 horas. A su regreso, Trump acepta implícitamente su derrota y pide calma y una transición ordenada.
  • El 08 de enero de 2021 Twitter anuncia la suspensión permanente de Donald Trump de su plataforma. Argumentando que de no hacerlo, corrían el riesgo de que este, siguiera fomentando “niveles más altos” de violencia a través de sus tweets.
  • Trump twittea un par de horas después de ser banneado desde la cuenta de POTUS (reservada exclusivamente para el despacho presidencial) agradeciendo a los patriotas su apoyo, y declarando que volvería. Estos tweets fueron eliminados a los pocos minutos por twitter.

Con la suspensión indefinida de Donald trump de twitter, se generó un intenso debate entre dos corrientes: 1. Los que consideran que la medida era justa y necesaria, aducen que el mandatario tenía cuatro (4) años incitando al odio y la violencia en su país. Y por el otro lado, 2. Los que consideran que el hecho constituye un oscuro y grave precedente en el que se violenta en forma descarada el derecho a la libertad de expresión, con la anuencia del partido demócrata y sus representantes, al no levantar la voz y condenar enérgicamente este hecho.

Muchos se preguntan ¿Puede twitter silenciar o suspender la cuenta de alguien?

De hecho si puede hacerlo, si el usuario de la plataforma incumple con los términos y condiciones de la red. Por lo que hasta este punto la suspensión de trump se pudo haber “encuadrado o justificado” dentro de los términos y condiciones de twitter, específicamente; Las secciones:

  • Filosofía de control del cumplimiento: Bajo la cual twitter: “Empodera” a las personas para que puedan comprender las perspectivas diferentes de un problema y fomenten el debate abierto de opiniones y puntos de vista discrepantes. Este enfoque permite que coexistan muchos tipos de discurso en la plataforma y, en particular, fomenta el discurso contrario.

Para twitter, es importante considerar los siguientes factores antes de proceder a sancionar a algún infractor:

  • si el comportamiento está dirigido a un individuo, a un grupo o a una categoría protegida de personas;
  • si el denunciante es el objeto del abuso o un testigo;
  • si el usuario tiene antecedentes de incumplimiento de las políticas; (Es el caso de Donald trump)
  • la gravedad del incumplimiento (Lo alegado por twitter al momento de suspenderlo)
  • si el contenido es un tema de legítimo interés público (En efecto las elecciones presidenciales constituyen un tema de interés público, así como los hechos violencia generados en el capitolio y endosados a las “declaraciones de trump” el 06 de enero en THE ELIPSE.
  • Impacto público del contenido: Twitter lo define así: “Un tema de legítimo interés público no es lo mismo que un tema que puede generar curiosidad entre la gente. Tomaremos en cuenta qué impacto puede tener en la ciudadanía no disponer de información sobre este contenido.

Si el Tweet podría llegar a tener un impacto en la vida de un gran número de personas o en el gobierno de un país, o si trata un tema importante de la sociedad, es posible que permitamos que el contenido permanezca en la plataforma (lo cual no hicieron por un tema supuestamente preventivo” De igual manera, si el impacto para el público es mínimo, lo más probable es que eliminemos el contenido que incumple nuestras políticas.” (Lo cual tampoco sucedió en este caso)

En el caso de TRUMP, inferimos que twitter ha tipificado su conducta bajo el supuesto de violación a la regla contra la violencia. El problema es que cuando revisamos las políticas sobre violencia en twitter, nos encontramos con que la conducta desplegada por trump, no encuadra dentro de estos supuestos: Según twitter:

https://help.twitter.com/es/rules-and-policies/violent-threats-glorification

“No puedes hacer amenazas de violencia contra una persona o un grupo de personas. También prohibimos la glorificación de la violencia.

Un debate sano solo es posible cuando las personas se sienten a salvo de abusos y no recurren al uso de un lenguaje violento. Por este motivo, tenemos una política contra las amenazas de violencia en Twitter. Definimos las amenazas de violencia como las declaraciones de intención de matar o infligir daños físicos graves a una persona o a un grupo de personas específico.

¿Qué cosas incumplen esta política?

De acuerdo con esta política, no puedes declarar la intención de infligir violencia contra una persona o un grupo de personas específico. Nuestra definición de intención incluye declaraciones afirmativas como «Haré…», «Voy a hacer…» o «Planeo hacer…», así como declaraciones condicionales, como «Si haces X, haré…». Ejemplos de incumplimientos de esta política:

  • amenazar con matar a alguien;
  • amenazar con agredir sexualmente a alguien;
  • amenazar con herir gravemente a alguien o cometer otros tipos de actos violentos que podrían provocarle a alguien la muerte o lesiones físicas graves;
  • pedir u ofrecer una recompensa económica a cambio de infligir violencia contra una persona o un grupo de personas específico.”

Nos planteamos ahora lo siguiente: ¿Encuadra la situación en hechos de violencia según lo regulado por twitter? No. Y ese es el punto medular, en el que seguramente twitter, ante una eventual demanda, alegará que la suspensión de la cuenta obedeció a interés general, colectivo o difuso que buscaban asegurar la integridad de la población americana, ya que contractualmente no encontramos evidencias de que trump haya infringido las normas por “violencia” o “incitación” a la misma.

¿Es la libertad de expresión un derecho absoluto? No lo es. Pero en este caso, podemos concluir en que los hechos devenidos en las últimas horas, respecto al banneo del presidente de los EEUU de la mayoría de las redes sociales, y al banneo de aplicaciones alternativas como parler o gab, las cuales fueron “chantajeadas” por las grandes de sillicon valley con el lema “te unes a nosotros y censuras a trump y todo lo que se relacione con el o te silenciamos por siempre a ti” Serán determinantes para el devenir de los próximos años, una sociedad controlada por las big tech y no por las instituciones gubernamentales y estatales a través de sistemas normativos y legales.

Ciertamente, la censura es reprochable en cualquier caso (con las excepciones de ley), no vale endosarla a unos si y a otros no, según la conveniencia social y política de algunos.

Estamos presenciando finalmente la tan mencionada guerra no convencional o guerra de los medios. No habrá tregua por los momentos; Como ciudadanos solo podemos combatir la desinformación con información.

Digamos no a la hegemonía comunicacional y ¡si a la verdad!


[1] Ojeda Caracas, Ana Gabriela “EEUU VS FACEBOOK: An antitrust story” Fecha: 18 de diciembre de 2020. Fecha de consulta: 09 de enero de 2020. Disponible en la web: www.adefinitivas.com

[2] Twitter, “Políticas y pautas generales” Disponibles en: https://help.twitter.com/es/rules-and-policies/enforcement-philosophy. Fecha: 2021. Fecha de acceso: 10 de enero de 2021.


ANA GABRIELA OJEDA


Abogada

Especialista en Derecho Procesal Civil y del Trabajo

CEO Legalrocks Lawyers

Instagram: anagoc23
Twitter: ojedacaracas
LinkedIn: Ana Gabriela Ojeda Caracas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: