Saltar al contenido

La Mujer En La Abogacía. A cargo de Noelia Jara.

175/2021

La Mujer En La Abogacía.

Breve reseña: El presente artículo es una opinión personal de cómo veo el desarrollo de la mujer al momento de ejercer la profesión en el sector legal, buscando la diferencia y valores agregados como el liderazgo y las habilidades blandas que desempeña una mujer en la abogacía y los retos que le tocan cumplir.

Palabras clave: abogada, mujer, discriminación, soft skills, hard skills, independencia, educación, liderazgo.

La mujer en la abogacía

Una tarea no muy difícil de enfrentar, si bien la carrera de derecho es un mundo diseñado por y para hombres hoy la mujer como abogada ha ganado su espacio en el sector de los letrados y ha diseñado facetas interesantes para sobrevivir en la profesión, aunque aún queda varios retos por superar como en el resto de las profesiones.

La mujer como abogada se enfrenta a diario a varias dificultades a la hora de ejercer su profesión desde la discriminación en el sentido que desde tiempos antiguos el género femenino era sinónimo de debilidad hasta la diferencia en la brecha salarial, falta de promoción o apostar por ser una abogada independiente, son algunos ejemplos con las que han tenido que lidiar las mujeres abogadas, un duro esfuerzo, pero, del que se acompaña características propias de la mujer que le favorecen a la hora de ejercer y con ello aportar un valor añadido a la sociedad y a su clientes tales como: la resiliencia, la perseverancia, el sentido común, la empatía, una mayor inteligencia emocional o la capacidad de cooperación.

La mujer abogada tiene un castillo de cristal que romper porque no solo debe luchar contra las barreras que toda mujer lucha sino también debe adentrarse al sector legal y convencer al cliente que el conocimiento no depende del género.

En el camino jurídico vemos que los clientes o empresas están de apoco apostando o colocan al frente a una mujer para que sea ella la que desempeñe el rol de liderazgo jurídico en la empresa o aquella que defienda sus derechos en los tribunales ¿esto por qué? porque demuestran imprescindibles valores personales como el desarrollo del famoso soft skills o habilidades blandas  y esto supone un valor agregado a las dificultades que se presentan en la lucha de la justicia a fin de no apartarse del sendero señalado por la ley que inspira el bien común.

La mujer en la abogacía hoy busca ser digna representante de Astrea la diosa de la justicia y ganar espacios donde se la considere que su voz sea suficiente para emitir un juicio de valor y no como una competencia contra el género masculino, sino como aquella que busca el debate jurídico desde la razón fundada en el derecho positivo y otorgar con ello a cada uno lo que le corresponde por derecho propio o asesorar como máxima representante de la ley, como bien lo manifestaba el jurista Ulpiano, quien decía que «la justicia es la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno su propio derecho», es lo que hoy busca la mujer en la abogacía…

En Paraguay

Hay mujeres abogadas que ocuparon y ocupan grandes cargos de poder o de alta gerencia, demostrando que se puede llegar a liderar pese a que existe siempre obstáculos por el camino, diez veces más de lo que se presenta a un hombre.

Grandes fueron los esfuerzos de mi país en seguir instando espacios donde se pueda garantizar esa igualdad como dice la Constitución Nacional de la República del Paraguay que expresamente garantiza la igualdad de los derechos entre mujeres y hombres, y la no discriminación, estableciendo que el Estado debe promover las condiciones y crear los mecanismos adecuados para que dicha igual sea real y efectiva para facilitar la participación de la mujer en todos los ámbitos de la vida nacional.

Hoy contamos con una Secretaría de Género en el Poder Judicial liderada por magistradas, que busca fomentar esa igualdad en la Administración de la Justicia, y gremios como asociaciones de abogadas que implementan su voz cuando se exige un derecho.

En la historia, tenemos a Serafina Dávalos la primera mujer abogada y feminista del Paraguay quien dio un aporte fundamental al derecho como símbolo de la lucha por los derechos de la mujer tanto a nivel nacional como regional e instauró que el camino a la independencia de la mujer es la educación y es ese el camino que debemos seguir en nuestra profesión.

Desarrollo profesional

Como bien dijo Serafina Dávalos «el camino de la independencia de la mujer es la educación» creo que para marcar la diferencia en la profesión el desarrollo del aprendizaje debe ser constante, desde la lectura hasta impartir pláticas a la sociedad para devolver a la misma lo aprendido y así desarrollar lo que ya hablamos el soft skills, pero, también el hard skills que busca centrar esas habilidades técnicas y duras e instaurar el conocimiento puro que desarrolle mejores profesionales.

Asimismo, hoy en día vemos que otra herramienta que las mujeres abogadas deben desarrollar es el networking, elemento clave para generar espacios donde podamos ser vistas o donde se realice redes de contactos para el crecimiento del sector legal.

El rol de la mujer en la abogacía como vemos es diseñado desde varias facetas que sin ocupar un cargo de poder de igual manera desarrolla un liderazgo genuino, por ello, es muy importante el apoyo familiar para el ejercicio de la profesión, puesto que hay mujeres que no solo luchan contra la discriminación de la mujer al ser abogada, sino que también tienen un ambiente familiar que muchas veces no les ayuda y es todo un desafío mantenerse.

Hoy día vemos que, más del cincuenta por ciento (50%) de las estudiantes de derecho en las facultades son mujeres por lo que aún se debe seguir fomentando esos espacios donde al recibirse puedan ejercer la profesión sin miedo y así establecer cimientos para metas sólidas y generar valor en el presente y en el futuro.

El sector legal conlleva varias prácticas de conocimiento que solamente se aprende en el ejercicio de la profesión, asumiendo esto, la mujer abogada debe estar preparada y desafiarse así misma desde el primer momento que decidió elegir esta carrera de resistencia con sus luces y sus sombras.

La mujer en la abogacía puede seguir ganando espacios y llegar a puestos de poder aunque ¿por qué hay tan pocas dirigiendo? los motivos pueden ser varios, pero, la importancia es seguir capacitándose para llegar a esos puestos en el sector legal y generar una igualdad de género, ya el mundo cambió, la pandemia nos encerró más, pero, las respuestas fueron la paciencia y la creatividad depende de cada una de nosotras de seguir para que seamos el orgullo de otras mujeres abogadas y que ellas se unan a nosotras a marcar la diferencia.

Al recibir esta invitación por Legal Equality del Portal Jurídico ADEFINITIVAS de España, me sentí plenamente feliz y agradecida de escribir una opinión de un tema tan difícil de expresar de todos los sentimientos que genera y contar con este espacio que busca fomentar a las mujeres abogadas genera un ambiente pleno que busca esa visibilidad y es digno de apoyar.

Noelia Jara

Más sobre Legal Equality

30 de noviembre de 2021


 

Noelia Concepción Jara Fretes. Paraguaya. Abogada y Especialista en Didáctica Superior Universitaria en la Universidad Nacional de Asunción. Ha realizado cursos cortos en el sector de Derecho Empresarial y Corporativo. Actualmente ejerce sus servicios profesionales de Abogada en la Caja Paraguaya de Jubilaciones y Pensiones del Personal de la ITAIPU Binacional (CAJUBI). Fue Observadora Internacional por la Organización de los Estados Americanos (OEA) en la Misión de Observación Electoral de las elecciones generales de Panamá. Apoyo Externo en la Misión de Simplificación de Trámites y Mejoras Regulatorias del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) entre Portugal y Paraguay. Coordinadora de Proyectos en el Centro de Estudios de Derecho, Economía y Política (CEDEP). Ha moderado y coordinado eventos académicos del sector legal en Paraguay como regional en Latinoamérica.

 

1 comentario en “La Mujer En La Abogacía. A cargo de Noelia Jara.”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: