Saltar al contenido

Los servicios legales tras la pandemia en América Latina. A cargo de Natalia Ramírez Benavides

AD 66/2020

Palabras clave:

Transformación digital, Legal tech, América Latina, Costa Rica

Abstract:

La transformación digital ha impactado múltiples sectores en los últimos años y la tecnología se está convirtiendo en un componente esencial de muchos de ellos, no obstante, el sector legal en América Latina se caracteriza por haberse mantenido dentro de un marco tradicional y desactualizado. No obstante, no es la primera vez que una crisis nos empuja a realizar cambios.

Abstract:

Digital transformation has impacted multiple sectors in recent years and technology is becoming an essential component of many of them, however, the legal sector in Latin America is characterized for staying within a traditional and outdated framework. However, it is not the first time that a crisis has pushed us to make changes.


Los servicios legales tras la pandemia en América Latina

La transformación digital ha impactado múltiples sectores en los últimos años y la tecnología se está convirtiendo en un componente esencial de muchos de ellos, no obstante, el sector legal en América Latina se caracteriza por haberse mantenido dentro de un marco tradicional y desactualizado. No obstante, no es la primera vez que una crisis nos empuja a realizar cambios.

El presentismo ha sido por excelencia una de las formas de los despachos de medir el desempeño de sus abogados. Sin embargo, la mayoría de los bufetes y departamentos legales han podido confirmar que el teletrabajo funciona, y que no es necesario que el personal esté físicamente en la oficina para cumplir con su labor.

Es habitual además que los abogados, asistentes y mensajeros realicen trámites de manera presencial. Por ejemplo, en el caso de Costa Rica, el Registro Nacional habilitó una ventanilla digital a finales del año anterior que permite a los notarios públicos presentar escrituras dirigidas al Registro Mercantil, al Registro Inmobiliario y al Registro de Bienes Muebles, con la simple utilización de su firma digital, y además pueden realizar el pago de los derechos de inscripción en línea. No obstante, hasta antes de la cuarentena, una gran mayoría de notarios continuaba presentándose a las instalaciones de esta institución a realizar sus trámites de manera presencial aún cuando el plazo de calificación de las escrituras digitales era más corto. Es decir, existían ya herramientas para simplificar y agilar los procesos, pero aún así muchos abogados se resistían a utilizarlas hasta que se vieron obligados.

Asimismo, la gran mayoría de firmas legales en la región sigue concentrándose en las horas trabajadas y no en los resultados ni en el servicio al cliente, modelo que actualmente no es sostenible. La crisis generada a nivel global como consecuencia de la pandemia de coronavirus probablemente ocasionará que bajen los precios y que los clientes sean más rigurosos en la contratación de servicios legales. En virtud de lo anterior, considero que tanto la automatización de procesos como el diseño de servicios legales, pueden ser grandes aliados de los bufetes para lograr mejores resultados en un menor tiempo.

Finalmente, tras esta forzosa apertura a la tecnología, la incursión en el mundo de legaltech puede ser  uno de los próximos pasos para algunos prestadores de servicios legales en la región, por ejemplo, la utilización de softwares que permitan la elaboración y revisión de contratos, así como el apoyo en procesos complicados de Due Diligence. Asimismo, el “legal analytics” permitiría utilizar datos y estadísticas para predecir resultados de procesos legales y posibles estrategias de la contraparte. Si bien es cierto, el objetivo no es que los profesionales en derecho se conviertan programadores o ingenieros, los abogados que tengan conocimiento sobre la utilización de nuevas tecnologías definitivamente tendrán un gran valor.

La intención no es sustituir a los abogados sino crear y utilizar herramientas y estrategias que permitan a los profesionales en derecho optimizar su tiempo y recursos, y con ello lograr brindar un servicio de calidad a sus clientes. Es importante considerar que para esto no se requiere únicamente innovar en cuanto a herramientas tecnológicas, sino que además es necesario un cambio de mentalidad en los abogados que permita un aprovechamiento real de las mismas.

Natalia Ramírez Benavides

15 de mayo de 2020


Natalia Ramírez Benavides, es abogada bilingüe especialista en derecho mercantil, protección de datos y tecnología. Actualmente ejerce como Senior Legal en la firma Grant Thornton Costa Rica y es miembro de la Comisión de Derecho Comercial de la Asociación Internacional de Profesionales en Derecho.

Es licenciada en derecho por la Universidad Escuela Libre de Derecho en Costa Rica, y especialista en derecho registral y notarial por la misma universidad. Asimismo, realizó un Máster en Derecho Transnacional de los Negocios y un programa ejecutivo en privacidad, protección de datos y ciberseguridad en el Instituto de Empresa en Madrid, España.

Adicionalmente, ha recibido cursos de formación legal de la Universidad de Georgetown, la Universidad de Pensilvania y la Universidad Northwestern en Estados Unidos de América.

Actualmente, es estudiante del técnico de ciberseguridad de la Universidad Cenfotec en Costa Rica.

Algunas de sus publicaciones más recientes son:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: