Saltar al contenido

La celeridad judicial y las flores. A cargo de José Rey Rosa

AD+

              Este mes en A definitivas, y por ser mi última publicación en este aciago 2020, me gustaría aportar mi granito de arena como abogado y denunciar públicamente el mal uso que se hace por parte de la sociedad de los tribunales y las esperpénticas escenas que nos encontramos en los Juzgados día sí y día también todos los profesionales del derecho.

              Cuando empecé mi carrera profesional, fui letrado en el Servicio de Orientación Jurídica de un pueblo malagueño. ¿Cuál era mi función? Asignar abogado de oficio al que lo necesitara. En teoría, solo eso. Pero claro, lo abstracto del nombre hacía que me viniesen dudas de todo tipo y, en definitiva, mi trabajo se convirtió en una primera consulta jurídica gratuita.

              Es por eso que hoy quiero compartir una historia que me ocurrió durante mi estancia en dicho servicio y por la cual no daba crédito.            

              Una familia (padre-madre-hija), llegó al despacho contándome que el presidente de la comunidad en la que vivirán les había denunciado porque la pequeña había arrancado UNA FLOR para dársela a su madre por el día de la madre y, tras observar que tenía “bichitos”, ésta la tiró al suelo. Tras la denuncia de uno de los vecinos (el cual tenía enemistad manifiesta sobre éstos) se celebró juicio y se les condenó al pago de una multa.

              Como abogado, debo creerme las cosas a medias hasta que no me asegure por documentos y demás pruebas de los hechos relatados por mis clientes, así que le pedí la Sentencia para poder comprobar la veracidad de lo contado (el “delito” se tramitó por un juicio rápido y no necesitaron abogado). Y cual fue mi sorpresa: delito de daños por arrancar UNA FLOR como único hecho probado. ¿La pena? 240 euros a razón de 6 euros al día y 40 días. Le asigne, claro está, un abogado de oficio para que recurriese dicha Sentencia en apelación (para esto, sí que necesita un abogado), aunque desconozco el final de la historia.

              Dejando mi opinión sobre la sentencia de un lado, vengo a denunciar públicamente este tipo de casos. ¿De verdad creemos que el Derecho penal está para estas cosas? ¿de verdad queremos celeridad en los tribunales y a la vez interponemos estas denuncias? De verdad UNA FLOR, ¿merece una serie de citaciones judiciales, declaraciones en el juzgado, redacción de una Sentencia, etc.? De verdad, UNA FLOR, ¿merece el tiempo gastado de un funcionario, un juez, un abogado (el que recurra la Sentencia), el mal rato de la familia de tener que ir al Juzgado, etc.?

              Seamos sensatos y cautelosos a la hora de acudir a los tribunales, pues estos casos lo único que hacen es colapsar los ya de por sí saturadísimos juzgados y, luego nos quejamos de la tardanza judicial, de las citaciones en para años vista, etc.

              Y con esto, solo me queda desearos a todos un ¡buen año 2021 y una muy Feliz Navidad!

              José Rey, abogado

15 de diciembre de 2020


José Rey Rosa

Licenciado en derecho por la Universidad de Málaga, actualmente realizo el trabajo final del Máster en Derecho Penal y Política Criminal sobre los juicios paralelos en televisión y redes sociales.

Mientras estudiaba, participé en numerosos Torneos de Debate a nivel nacional, llegando a ser posteriormente Subdirector, profesor y formador de la Escuela de debate de Málaga Cánovas fundación.

Con la misma fundación, me formé en diversos talleres y títulos relacionados con el liderazgo y la comunicación además de con el trabajo en equipo.

Terminada mi carrera universitaria, pronto comencé a trabajar en un despacho de abogados en Málaga.  Ejercí durante dos años como abogado en el mismo, ejerciendo las funciones tales del puesto, como redacción de escritos, estudio de temas, citas con clientes o realización de vistas entre otras.

A pesar de que la mayoría de mi tiempo lo he pasado siempre delante de los libros, siempre he tenido tiempo para el deporte, siendo miembro de equipos de baloncesto y partícipe en ligas provinciales desde muy pequeño, siendo hoy en día, mi mayor afición.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: