Skip to content

Delitos informáticos en los videojuegos y en los esports

Delitos informáticos en los videojuegos y en los esports

RESUMEN:

Los videojuegos son un medio de entretenimiento que ha experimentado un gran crecimiento en los últimos años en la sociedad global. La popularidad de los videojuegos ha hecho que estos sean cada vez más utilizados para cometer delitos. En concreto, los delitos informáticos son un problema creciente en las competiciones de esports en directo. Los organizadores de estas competiciones deben ser conscientes de los riesgos y tomar medidas para protegerse.

PALABRAS CLAVE:

Derecho Penal

Videojuegos

Esports

Daños informáticos

Los delitos informáticos son aquellos que se cometen contra sistemas informáticos o datos informáticos. En el contexto de los videojuegos, algunos de los delitos informáticos más comunes son los siguientes:

  • Acceso no autorizado a sistemas informáticos: este delito consiste en acceder a un sistema informático sin autorización. En los videojuegos, este delito puede consistir en hackear un servidor para obtener información confidencial, como datos de usuarios o contraseñas. (Más adelante en el artículo se ponen casuísticas reales que sirven para comprender de forma fáctica el daño y el cómo se ejecuta).
  • Alteración de datos: este delito consiste en modificar datos informáticos sin autorización. En el contexto de los videojuegos, este delito puede consistir en modificar los datos de un videojuego para obtener una ventaja injusta, como mejorar las estadísticas de un personaje o conseguir objetos o recursos de manera ilegal.
  • Distribución de malware: este delito consiste en distribuir software malicioso que puede dañar sistemas informáticos o datos informáticos. En el contexto de los videojuegos, este delito puede consistir en distribuir virus, gusanos o troyanos que pueden robar información de los usuarios o dañar sus equipos.

La jurisprudencia española ha establecido que los delitos informáticos cometidos en el contexto de los videojuegos están sujetos a las mismas penas que los delitos informáticos cometidos en cualquier otro contexto. Por ejemplo, el acceso no autorizado a sistemas informáticos está sancionado con pena de prisión de seis meses a dos años. La alteración de datos está sancionada con pena de prisión de seis meses a dos años o multa de doce a veinticuatro meses y a distribución de malware está sancionada con pena de prisión de uno a cuatro años.

En los últimos años, se han producido varios casos de delitos informáticos cometidos en el contexto de los videojuegos:

  • Hace unos años, un joven fue condenado a tres años de prisión por hackear un servidor de videojuegos para obtener información confidencial de los usuarios. En concreto, el ataque fue de Denegación de Servicio Distribuido, es decir, con ese ataque negó el servicio de accesos en línea a terceros sin que pudieran acceder a sus cuentas.
  • En 2015, un grupo de personas fue condenado a penas de prisión de entre uno y dos años por distribuir malware a través de un videojuego. En concreto, la Sala de los Penal de la Audiencia Nacional, dictó sentencia el 11/06/2015 en la que consideró probados la infección de 23.662 ordenadores.

Se les condenó por un delito de daños continuados por la infección masiva de ordenadores mediante un sistema que se reproducía de forma automática para controlar y vigilar equipos informáticos.

La proliferación de los delitos informáticos en los videojuegos es un problema que debe ser abordado por las autoridades y por los desarrolladores de videojuegos. Las autoridades deben aumentar sus esfuerzos para investigar y perseguir estos delitos. Los desarrolladores de videojuegos deben tomar medidas para proteger sus sistemas informáticos y datos informáticos.

Existen recomendaciones para ayudar a proteger los sistemas informáticos y datos informáticos de los videojuegos:

  • Utilizar contraseñas seguras y diferentes para cada cuenta.
  • Mantener los sistemas informáticos y software actualizados.
  • Tener un buen antivirus y firewall.
  • No abrir archivos o enlaces de origen desconocido.
  • Reportar cualquier actividad sospechosa a las autoridades.

Del mismo modo, se puede cometer ilícitos penales en las competiciones de esports. 

Existe diversas formas de materializar estos actos, una de ellas es atacar los servidores de la competición y provocar un apagón o una interrupción del servicio, esto podría llegar a impedir que los jugadores compitan o que los espectadores vean la competición, produciendo un evidente detrimento económico. 

Otra forma de cometer un ilícito en las competiciones de deportes electrónicos, vuelve a ser la alteración de datos, es decir, “atacar” los ordenadores de los jugadores y modificar el software o los datos del juego lo que podría desembocar en proporcionar a un determinado jugador una ventaja injusta sobre sus oponentes o, en la situación inversa, suponerle un detrimento para competir.

Los daños informáticos pueden tener un impacto significativo en una competición de esports en directo. Por ende, es importante que los organizadores de las competiciones de esports sean conscientes de los riesgos de los daños informáticos y que tomen medidas para protegerse, tales como: 

  • Utilizar sistemas informáticos y software seguros.
  • Tener un buen sistema de detección de intrusiones.
  • Realizar copias de seguridad regulares de los datos.
  • Tener un plan de respuesta a incidentes en caso de ataque.

Aunque no sean delitos de daños informáticos, en estas competiciones en directo se pueden cometer, por parte tanto de los competidores profesionales como de los espectadores otro tipo de ilícitos que merece la pena traer, de forma breve y sucinta a colación como, por ejemplo, que un espectador podría utilizar un bot para enviar mensajes de spam o de odio en el chat de la competición. 

También podrían darse delitos de acoso y ciberacoso. Estos delitos pueden consistir en amenazas, insultos, humillaciones o cualquier otra conducta que pueda causar daño moral o psicológico a la víctima o incluso estafas y fraudes. Estos delitos pueden consistir en la venta de entradas falsas, la obtención de datos personales de los espectadores o la propagación de información falsa.

En suma, los delitos informáticos son un problema creciente en las competiciones de esports en directo. Los organizadores de estas competiciones deben ser conscientes de los riesgos y tomar medidas para protegerse.

Además de las medidas indicadas, los organizadores de las competiciones de esports también pueden promover una cultura de seguridad informática. Esto puede hacerse a través de iniciativas como la educación sobre los delitos informáticos, la creación de un entorno seguro para los jugadores y la colaboración con las autoridades.

Si los organizadores de las competiciones de esports toman medidas para protegerse de los delitos informáticos, pueden ayudar a garantizar que las competiciones se celebren de forma segura y justa, proteger a los jugadores, a los espectadores y la industria de los esports de los delitos informáticos.

Elaborado por: David García Carmona

Jurista especializado en Derecho Deportivo

Coordinador Técnico de TFE de la Facultad de Derecho en UNIR

Doctorando en Derecho Penal por la Universidad de La Rioja


 

  1.  Información consultada el 22/09/2023 en: https://www.fayerwayer.com/2019/07/condenan-hacker-videojuegos-27-meses-prision/
  2. Información consultada el 22/09/2023 en: https://noticias.juridicas.com/actualidad/jurisprudencia/10233-un-ano-de-carcel-para-tres-039;hackers039;-por-infectar-con-un-virus-a-mas-de-23-000-ordenadores-zombis/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: