Saltar al contenido

Pandora Papers y Compliance, a cargo de Marcela Inzunza

AD 158/2021

RESUMEN: Pandora es una figura de la mitología griega, no solamente fue la primera mujer, hecha por Hefesto por orden de Zeus después de que Prometeo, yendo en contra de su voluntad, le otorgara el don del fuego a la humanidad, sino que fue enviada a la tierra por Zeus en posesión de un frasco cerrado que, sin que ella lo supiera, contenía una gran cantidad de miserias y maldades. Abrumada por la curiosidad, abrió el frasco y soltó la maldad por toda la tierra. Pandora, dándose cuenta de su error, rápidamente repuso la tapa, pero era demasiado tarde y solamente una cosa permaneció adentro, atrapada en el borde interior del jarro: la esperanza (de manera que la humanidad pudiese de algún modo soportar su súbito y eterno infortunio).

Haciendo un juego de palabras, este es el nombre de la última revelación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). Los Papeles de Pandora o Pandora Papers, la mayor colaboración periodística de la historia, “abrió la caja” de la industria offshore, fideicomisos, empresas de papel; maniobras financieras para ocultar riquezas, evadir impuestos, lavar dinero y poderosos estudios jurídicos que hacen posible todo lo anterior y es aquí donde el Compliance toma más fuerza que nunca.

PALABRAS CLAVES: Pandora Papers, Papeles de Pandora, Compliance, Corrupción, Compliance Officer, Riesgo

Pandora es una figura de la mitología griega que no fue solamente la primera mujer, sino que fue enviada a la tierra por Zeus en posesión de un frasco cerrado que, sin que ella lo supiera, contenía una gran cantidad de miserias y maldades. Abrumada por la curiosidad, abrió el frasco y soltó la maldad por toda la tierra.

Haciendo un juego de palabras, este es el nombre de la última revelación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). Los Papeles de Pandora o Pandora Papers, la mayor colaboración periodística de la historia, “abrió la caja” de la industria offshore, fideicomisos, empresas de papel; maniobras financieras para ocultar riquezas, evadir impuestos, lavar dinero y poderosos estudios jurídicos que hacen posible todo lo anterior. 

En específico, los Pandora Papers nos hablan sobre el comportamiento de los individuos. Así, la atención se centra una vez más en la transparencia de la propiedad corporativa. 

Este informe, que involucra a 600 periodistas en 117 países, detalla los asuntos financieros ocultos de más de 30 líderes mundiales actuales y anteriores y más de 300 otros funcionarios públicos a través de sociedades offshore y fantasmas; analiza millones de documentos filtrados obtenidos de 14 empresas de servicios extraterritoriales, con registros que abarcan desde 1970 hasta 2020. 

Los documentos de Pandora han despertado aún más el apetito del público por la publicación de las regulaciones inminentes bajo la Corporate Transparency Act (“CTA”) en Estados Unidos y el equilibrio asociado entre transparencia y privacidad. Si bien esta ley busca promover la transparencia en el beneficiario real corporativo para los actores internacionales, el alcance de la CTA es mucho mayor y más profundo, y afecta a las empresas cotidianas, tanto grandes como pequeñas, así como a los súper ricos. 

Yendo más allá, el Congreso de Estados Unidos planean presentar un proyecto de ley diseñado para dificultar que los abogados, contadores y otros ayuden a ocultar dinero.

El proyecto, denominado Ley de Habilitadores, resume una idea clave: los abogados, asesores de inversiones, agentes inmobiliarios, contables, empresas de relaciones públicas y otros deberían participar en alguna forma de «due diligence» o diligencia debida para garantizar que sus clientes no paguen o intenten blanquear dinero de origen sospechoso. Cabe destacar que estas reglas de diligencia debida ya se aplican a los bancos hace muchos años, requiriendo que estas entidades investiguen si el dinero de los clientes es, entre otras cosas, producto de un delito. 

Con dicha legislación, Estados Unidos podría unirse a las filas de países que requieren que los bufetes de abogados, contadores y otras entidades tengan oficiales de cumplimiento, capacitaciones, auditorías y controles razonablemente diseñados para detectar posibles casos de lavado de dinero, identificando clientes, examinando transacciones, manteniendo registros y reportando actividades sospechosas al gobierno.

En este mismo orden de ideas, recordemos que el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), una institución intergubernamental creada en 1989 por el entonces G8, define un PEP como «un individuo al que se le ha confiado una función pública prominente». Este grupo de personas es vulnerable al abuso con fines de corrupción, terrorismo financiero y lavado de dinero. El GAFI publicó recomendaciones de regulación adicional que los PEP y sus familiares deben cumplir.

En este contexto, programas de Compliance robustos, que incluyan políticas y procedimientos de diligencia debida, son más necesarios que nunca. Solo el tiempo dirá qué nuevas implicancias de cumplimiento, legales y financieras resultarán para las empresas y organizaciones de todo el mundo, identificadas o no en los Pandora Papers, pero los directores y oficiales de cumplimiento deben prepararse a si mismos y sus empresas para los grandes desafíos que se ven venir. Como vemos, es evidente que se requiere un rigor adicional para el monitoreo de transacciones, mitigación de riesgos, implementación de sanciones.

Profundizando aquí, hablemos de la transferencia del riesgo a las instituciones reguladas. Si su institución ya incorpora búsquedas de noticias negativas, entonces su carga de tareas diarias ha aumentado con respecto a la gestión de alertas. Las amenazas que antes no se consideraban ahora deben tenerse en cuanta a la luz de la exposición de los Papeles de Pandora. Esta evaluación da como resultado conclusiones de alto nivel que son aplicables a los departamentos de gestión de patrimonio, compañías fiduciarias, departamentos de banca privada e instituciones de depósito. Si bien estos no son los únicos indicadores de alta contingencia, son un factor contextual importante que puede permitir a una entidad ver claramente otros elementos de exposición. Si los fideicomisos extranjeros o de alto peligro establecidos se combinan con otros indicadores, como empresas fantasma, vínculos con gobiernos extranjeros o personas políticas, entonces eso puede indicar un fideicomiso de mayor riesgo. 

Es vital que las personas que trabajan en negocios regulados los entiendan para asegurarse de que cumplen con la ley y toman todas las medidas apropiadas para evitar el uso indebido y es aún más importante que las compañías redoblen sus esfuerzos por ser financiera y éticamente sustentables en el tiempo, elevando sus estándares de cumplimiento en pos de un mundo más transparente y justo.

AUTORA: Marcela Inzunza

 

Marcela Inzunza

  • Abogada corporativa, LL.M. en Derecho de la Empresa y Diplomada en Libre Competencia de la Pontificia Universidad Católica de Chile; Postítulo en Asuntos Regulatorios de Medicamentos, Productos Biológicos y Cosméticos, Universidad de Chile; Certificación en Compliance en University of Pennsylvania; Programa de Liderazgo para Abogados, Yale School of Management;
  • Miembro del Comité Jurídico Internacional de World Compliance Association; 
  • Mentora de Inspiring Girls y WoomUp, Embajadora de Her Global Impact;
  • Docente universitaria y autora de diversos artículos en su especialidad;
  • Distinguida como Abogada del Año por la Revista LWYR, 2020;
  • Directora Legal de Latam South Pacific en una compañía multinacional.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: