Saltar al contenido

Entrevista Juan Gonzalo Ospina. «Los abogados en el siglo XXI somos los defensores de los derechos de la gente, sus protectores frente a los abusos y sus garantes últimos de la legalidad. Por ello, disfruto y adoro esta profesión»

1.- Empecemos por el principio, ¿quién es Juan Gonzalo Ospina?

Juan Gonzalo Ospina es un abogado penalista, licenciado también en Ciencias Políticas, enamorado de su profesión y crítico con las injusticias del sistema. Me gusta mucho la gente y disfruto ayudando cuando es posible a los demás.

2.- Sabemos que en este momento eres de los abogados más activos en las redes sociales, ¿eres igual en las redes que en la vida real? ¿Crees que hoy en día todo abogado debe tener “un perfil digital”? ¿Algún consejo sobre qué red elegir y cómo empezar desde cero?

Sí, soy igual en la vida real que en las redes sociales. Algunos me preguntáis -como vosotros- como me da tiempo a todo: organizarse bien, dormir poco y trabajar mucho en equipo.

Sin embargo, me gusta diferenciar la vida privada, de aquello de más interés público. Por ello no me gusta comentar cuestiones de mi esfera personal y familiar. Creo que hay que transmitir lo que somos, pues los Fakes se caen por sí solos.

Creo que todos los que nos dediquemos al sector servicios como es la abogacía, tenemos que utilizar aquellos canales de marketing para darnos a conocer y ofertar nuestros servicios. Un canal esencial son las redes sociales. Por lo tanto, sí que tenemos que estar presentes.

Aconsejo estar en todas. ¿Por qué limitar nuestra posibilidad de captación? Sin embargo, mi consejo es saber que comunicar antes y no comunicar por comunicar. Una mala comunicación es una mala publicidad.

3.- Hemos visto que en la red social Instagram tienes un perfil personal y otro profesional, con bastantes seguidores en ambas. ¿Cómo compaginas los dos perfiles para no mezclar tu vida privada con la profesional? ¿Alguna anécdota destacable?

El perfil profesional de Ospina Abogados intenta transmitir los logros, éxitos e información del despacho como ente propio. Ospina Abogadosno soy solo yo. En Ospina Abogados hay un equipo de dos abogadas, gente en prácticas, un director de comunicación, etc.

El despacho tiene que tener vida propia por encima de mí. Mi perfil personal por así decirlo comunica mis acciones y actividades cotidianas. Es mi sombra más allá de la vida del despacho. En ambas redes se intenta mandar un mensaje de profesionalidad y de servicio al derecho. Sin embargo, toda mi vida no es el despacho y por ello me gusta comunicarlo cuando esto es así.

4.- ¿Podrías darnos algunos consejos, segmentando por red social? Por ejemplo “Instagram es más personal y más visual, en cambio Twitter apuesta por el mensaje como canal directo para interactuar con otros usuarios”. Danos tu visión y dinos cuál es tu favorita.

Mi red social favorita es aquella con la que se puede comunicar más, llegar a más gente y generar un mayor contenido. Esta es Instagram. Nadie es “influencer” por tener muchos seguidores en otras redes sociales, pero sí lo es si tienes muchos seguidores en Instagram, y eso da de que pensar.

Yo utilizo las redes sociales como canales de marketing por lo que no tengo redes “personales”. Por eso utilizo todas intentando transmitir un mensaje: profesionalidad y derecho penal. Esa es la razón porque son contadas las imágenes personales que puedo subir a las redes en general.

Por su parte un breve análisis podría llevarnos a concluir que Twitter es la red social más impersonal. Cualquiera tiene una cuenta que puede ser o no ser fake. Se puede o no insultar. No me gusta esta impunidad en el descrédito.

Hay que tener una cuenta en Twitter, pues si no estás no existes. Pero es una red muy especial. Instagram, es la joya de corona. Hay un ambiente digital diferente. No se busca ser un “sabelotodo” sino interactuar con tus iguales. Por eso me gusta.

Facebok sigue siendo y será por años la red más grande de usuarios y por ello hemos de estar. En cuanto a LinkedIn, es una pasada como un buen mensaje puede llegar a miles de usuarios. Sin duda junto con Instagram son las redes favoritas.

5.- Hemos visto que en tu Twitter comentas prácticamente todos los temas de actualidad jurídica del momento -luego abordaremos algunos de ellos- sin embargo, debemos confesarte que nos encantaron tus palabras durante la presentación de tu libro “El abogado líder” contestando al ex ministro Rafael Catalá, con las siguientes palabras “Y yo ministro si que digo que es la profesión más bonita del mundo (la abogacía) porque defendemos la libertad”:

¿Podrías decirnos por qué crees que tenemos la profesión más bonita del mundo? Aprovechamos para lanzarte unas preguntas sobre tu libro, ¿qué significa ser un abogado líder? ¿Podrías definirlo para nuestros lectores? ¿Te consideras un abogado líder? ¿Qué te motivó a escribir el libro?

La abogacía, y sobre todo los abogados penalistas, defendemos los derechos de nuestros clientes y por ende su libertad. Y me pregunto yo: ¿Hay un bien más preciado que la libertad? No podríamos tener dignidad sin libertad. Por ello, me duelen tanto las detenciones desproporcionadas o las resoluciones injustas, las prisiones provisionales innecesarias y como no, las sentencias condenatorias con falta de rigor en el análisis de la prueba.

Los abogados en el siglo XXI somos los defensores de los derechos de la gente, sus protectores frente a los abusos y sus garantes últimos de la legalidad. Por ello, disfruto y adoro esta profesión.

“El abogado líder”-título del libro- significa que todo buen jurista tiene un líder en su interior y tenemos que sacarlo. ¿Por qué? Porque para poder convencer a ese cliente que somos el abogado ideal, tenemos que influir positivamente en él. Solo quienes influyen en los demás son verdaderos líderes.

Yo no me considero un abogado líder, básicamente porque uno no se considera a sí mismo como un líder. Estudio, aprendo y leo mucho sobre liderazgo porque me encanta poder entender a los demás. Si no nos ponemos en los zapatos del contrario como vamos a entender sus problemas.

Cuando fui presidente de los abogados jóvenes tuve la suerte de ir a diferentes universidades a dar charlas sobre salidas profesionales, y de estas charlas salió el abogado líder. Escribí el libro para ayudar y compartir mis pequeños conocimientos de cómo iniciarse en la abogacía. Estaba cansado y triste de ir a las universidades y encontrarme alumnos de último curso que no sabían que querían hacer o que querían opositar. ¿Por qué y para qué? Si la abogacía llena con más plenitud. Les decía que la oposición sólo es una opción si es por vocación si no que no descartaran la abogacía.

ospina886775hh.jpg

6.- Hace apenas unos días el portal “El Jurista” se hacía eco del reestreno de la Sección de Compliance del ICAM que ha sido, sin duda, uno de los ámbitos con mayor proyección profesional durante los últimos años.

El Colegio de Abogados de Madrid cuenta actualmente con veintinueve secciones especializadas entre las que se encuentran algunas tan destacables como la sección de igualdad, la sección de robótica, la de inteligencia artificial y realidad virtual y aumentada o la sección de discapacidad.

6,A Como diputado de la Junta de Gobierno del ICAM ¿qué importancia crees que tienen las secciones dentro de un colegio de abogados y qué funciones desarrollan?

Los Colegios de Abogados tienen su razón de ser en fortalecer entre otras cuestiones la separación de poderes. Somos los primeros a los que llaman cuando hay una detención. De ahí que una apropiada vida colegial hace que el colegio tenga más salud interna y por lo tanto funcione mejor. Las secciones presididas por compañeros sin ánimo de lucro mejoran las áreas de ejercicio de las diferentes ramas del derecho y por ello es importante su labor y su especialización.

7.- En vistas a la mejora y a la modernización de nuestras instituciones ¿qué secciones consideras que deberían incluirse en los colegios de abogados a lo largo de los próximos cinco años?

Cada colegio tiene su tamaño y sus propias circunstancias. De ahí que son ellos quienes han de analizar que conviene o no para mejorar la profesión. Sin embargo, considero que secciones relacionadas con el derecho de defensa, las áreas básicas del derecho, tecnologías, etc., se hacen esenciales.

8.- Y ahora un poco de autocrítica. Está claro que la abogacía y los profesionales que la integramos tenemos cosas que mejorar, sobretodo en estos nuevos tiempos digitales, ¿qué crees que debería mejorar la abogacía en general y qué debemos mejorar los abogados/as en particular?

Deberíamos de plantear un gran pacto de Estado por la Justicia. Sin ideologías políticas ni sesgos ideológicos simplemente JUSTICIA.

No es de recibo que un médico atienda una operación de corazón con herramientas sucias o a veces sin bisturí. Pues esto pasa en España. No sólo tenemos pocos medios humanos y materiales, sino que las leyes, que son nuestras herramientas son imperfectas y producen disfunciones que producen injusticias. La abogacía no puede ni debe estar ajena a los retos jurídicos y hemos de plantear ideas, soluciones y mejoras para nuestra Administración de Justicia.

Los abogados en particular tenemos mucho que mejorar, entre ello, el compañerismo. Hemos de seguir fomentando lazos de unión y que en definitiva los problemas o las soluciones son para el cliente y no para nosotros. No llevar las cuestiones al área personal y tener una visión global de los problemas seguro que sería bueno para todos.

9.- Indudablemente nuestra administración de justicia funciona actualmente por encima de sus posibilidades materiales, ¿cómo crees que desde la abogacía podríamos ayudar a descongestionar los juzgados?

Los juzgados no están congestionados por los abogados sino por las leyes que regulan la solución de conflictos. Nadie inicia un pleito con alegría o ilusión sino todo lo contrario. Voluntad política y menos demagogia jurídica y seguramente funcionaria mejor la justicia.

10.- Ahora algo más personal, ¿cuál ha sido el momento más difícil que has vivido como abogado?

Un ingreso en prisión injusto, por una simple alcoholemia. Seguramente por culpa de una juez que tenía una motivación subyacente y como el sistema, en el que creo, no consiguió vía recurso de apelación, solicitud de sustitución por multa o incluso indulto parar esta desproporción que entiendo no está ni el espíritu constitucional de la prisión ni en el tenor literal del Código Penal.

En fin, cualquier abuso injustificado y tolerado por parte del sistema me genera y me ha generado mucha frustración.

11.- Y volviendo a nuestra actualidad jurídica, hemos visto que has sido algo crítico con la nueva figura de “la mediación forzada”. ¿Podrías comentarnos brevemente estas nuevas medidas de impulso a la mediación y su posible “choque” con el derecho de defensa?

No creo que nada obligatorio sea positivo, por lo que obligar a la mediación no es una excepción. Soy un fiel defensor en la libertad y en que la solución a nuestros problemas no está en ideas burocráticas sino en solucionar y fortalecer nuestras instituciones como lo es la judicatura. ¿O acaso un juez ya no está preparado para resolver un conflicto? Tal vez lo que buscan los dirigentes políticos incapaces de solucionar las deficiencias de la Administración de Justicia es esta especie de resolución de conflictos entre partes y así que no acaben en los juzgados. En fin…

¿Crees que se busca impulsar la mediación en favor de la ciudadanía o descongestionar los juzgados?

Con esta mediación no se está beneficiando a la ciudadanía y se ralentiza el acceso a la justicia.

12.- A propósito de tu participación en la XIII Edición – JAV del Centro Universitario Villanueva que tuvo lugar en pasado 4 de febrero en el ICAM y, concretamente, respecto a la jornada “¿Cuáles son las garantías de los derechos digitales?: Derecho al olvido”: ¿Qué relevancia crees que puede tener el ejercicio del derecho al olvido en el marco del derecho de defensa de un proceso penal?

La dignidad es un derecho fundamental, así como la intimidad. Si alguien no quiere ser recordado en internet y no es de interés público, tiene que tener derecho a ello. Pero lo más importante es sancionar la mentira. Sale muy barato injuriar o calumniar a alguien con mentiras flagrantes y dañar su honor. Esto una sociedad moderna y avanzada ni lo puede ni lo debe tolerar.

¿Qué pasos deberíamos seguir para ponderar los interés y derechos que entran en conflicto a la hora de ejercer el derecho al olvido?

Analizar la verdad y los derechos en liza. No se puede tolerar el descrédito gratuito ni que alguien que no quiere ser recordado siga estando en los récords de internet en contra de su voluntad.

13.- Continuando con el tema de la información, aunque en otro ámbito, en los últimos años ha habido un significativo aumento en la mediatización de los procedimientos más relevantes, sobre todo penales. ¿Consideras que este hecho supone un peligro para el deber de secreto profesional y el secreto de sumario? ¿Se podría verificar información que ya es de dominio público pero cuya confirmación sería cuestionable desde el punto de vista de estos deberes?

El problema no lo encuentro en la información que siempre saldrá y que habrá que corregir cómo sale, sino en la estigmatización que se hace del caso desde un solo punto. Cuando hay un proceso penal hay puntos de vista controvertidos y no hay solo una verdad hasta que se dicte la sentencia. El problema surge cuando se intenta hacer valer una “verdad” mediática por encima de la judicial.

14.- En esta línea, hace no mucho, se le confiscó el teléfono móvil a un grupo de periodistas, puesto que el tribunal estimó que podían hacer revelaciones comprometedoras para el secreto de sumario dictaminado. ¿Crees que deberían regularse explícitamente esta clase de situaciones? ¿Consideras proporcional la medida, teniendo en cuenta que el teléfono es la herramienta de trabajo principal de los periodistas (agenda)?

Esta actuación es desproporcionada y considero que inconstitucional. Pero ya lo he dicho en más de una ocasión, por desgracia no son pocos los jueces que se consideran por encima del bien y del mal. La corrección a este tipo de actuaciones es muy difícil.

15.- Por otra parte, se ha especulado sobre la posibilidad de liberar del deber de secreto profesional a los abogados internos de empresa, bajo el pretexto de evitar los fraudes a la Seguridad Social y a la Hacienda Pública. ¿Crees que se puede sacrificar uno de los pilares de nuestra profesión (el secreto) en pos de otro (la legalidad)?

Por supuesto. El secreto profesional es sacrosanto.

16.- ¿De verdad piensas que en España la prisión provisional está regulada para un proceso penal del siglo XIX? ¿Y que la LECRIM está pensada para robar gallinas?

Sin género de dudas. La ley criminal tiene restos de la Edad Media y la prisión provisional es uno de estos claros ejemplos. Cuando se dicta ya no se te considera presunto inocente sino presunto culpable. Se acuerda en muchos casos en términos absolutos o prisión incondicional o libertad. Seamos mínimamente serios, existen mecanismos menos costosos y menos lesivos para la libertad que cumplirían con los fines de la prisión provisional: una pulsera telemática, arresto domiciliario…

¿Cómo reformarías la LECRIM o en qué incidirías? ¿Dotarías de mayor independencia al CGPJ y de más medios humanos, tecnológicos y económicos a los poderes del Estado?

Unificaría procesos porque se puede instruir en horas juicios rápidos y penales que no conllevan mayor dificultad en años. La asistencia letrada en comisaría sigue siendo arcaica. La forma de investigar con un juez instructor que realmente no investiga y una fiscalía que no está hasta el final del proceso, es todo bastante ineficiente y esto lo saben los delincuentes.

Saben que pueden robar unas claves de usuario de tu banca online, enviar el dinero al extranjero y que para cuando un juez dicte un auto de bloqueo han pasado dos meses e ir al juzgado de guardia es de risa porque ni te cogen la denuncia. Tenemos una justicia lenta e ineficiente no por nuestros actores jueces o fiscales sino por nuestra ley.

17.- ¿Crees que existe realmente Igualdad ante la ley y presunción de inocencia? Justifica la respuesta.

No. La justicia no es igual -la ley sí- porque los abogados no somos todos iguales. ¿O sí? Sobre la presunción de inocencia cuando llegas al juicio no eres presunto inocente sino presunto culpable: un juez, un fiscal y tres magistrados de la Audiencia Provincial han confirmado tu juicio. Hay mucho que cambiar.

18.- Asimismo, nos gustaría poder leer una reflexión general. ¿Cómo crees que el poder legislativo debería enfocar una regulación encaminada a encauzar todos estos conflictos que derivan del rápido flujo de información en nuestro sector?

Reformando la Ley Criminal, mejorando la comunicación interna, afrontar sin complejos un portavoz del TSJ o fiscalía. Hay muchos mecanismos. Lo que no hay es voluntad.

19.- ¿Cómo es un día en la vida de Juan Gonzalo Ospina? ¿Podrías contarnos tu metodología para preparar un juicio? ¿Algún consejo para los jóvenes y no tan jóvenes abogados?

Los días para mí son largos y llenos de actividades. Gimnasio, prensa, clientes, juzgados, actividades gremiales, etc.

Un juicio se prepara con tiempo. Se ha de analizar cómo se va a desarrollar. Pensar en los interrogatorios, preguntas e informes. Analizar bien la línea de defensa y poder ejecutarla.

20.- Para terminar, nos gustaría cerrar la entrevista planteandote un supuesto a modo de reflexión. Imaginemos que Don Juan Gonzalo Ospina se presenta candidato al presidente del Gobierno (en el partido Ospina), ¿en qué se basaría tu candidatura?

Justicia, lo basaría en la justicia. Seguramente no cambiaremos la razón humana pero sí podremos hacer que la gente viva con unas leyes que les permitan vivir mejor. Proteger a las víctimas, condenar a los culpables y absolver a los inocentes. Esto no siempre pasa. No siempre pasa que la ciudadanía está en un plano de igualdad con la administración y esto produce desigualdad y la desigualdad produce injusticia. Hay mucho por hacer en la justicia y sin justicia no hay libertad.

Y vayamos más allá, si fueras elegido para el cargo de Presidente, ¿cuál sería tu plan de actuación? Vamos, construye tu Estado de ensueño pero con sentido y una reflexión final a modo de discurso que cierre tus buenos años al cargo del Gobierno.

Un país en donde la confrontación no fuera la razón de ser, sino el debate de las ideas, provinieran del sector político del que vinieran. Existen grandes retos no sólo como país sino como humanidad y seguimos discutiendo nimiedades que ni generan mayor prosperidad ni bienestar a nuestra sociedad.

Debemos fortalecer nuestras garantías constitucionales, reconocer que somos y hemos sido un gran país, analizar las debilidades, corregirlas sin complejo y mirar al futuro con determinación e ilusión de construir el país que nos merecemos y que estemos todos orgullosos de él.

Madrid, 9 de abril de 2019



 

gIDuRkCt_400x400.jpg

Juan Gonzalo Ospina es uno de los mejores abogados penalistas de Madrid. Los hitos más grandes de su carrera no lo definen las hojas de su amplio Currículum Vitae, sino los casos de éxito que consigue para sus clientes y que por su importancia han sido reconocidos por los grandes medios de comunicación de nuestro País

Instagram: @juangoospina

– Licenciado en Derecho por la Universidad Pontificia de Comillas en el 2010.
– Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración por la Universidad Pontificia de Comillas en 2011.
– Programa en negociación y liderazgo por Harvard Law School mayo 2015.
– Graduado en el Programa en Liderazgo y Gestión Pública en IESE 2016 Abogado del Turno de Oficio desde diciembre de 2014.
– Curso de Práctica Procesal Penal por el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid de 2011.
– Curso de Práctica Procesal Civil por el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid de 2011.
– La reforma del Código Penal desde el derecho penal económico y de la empresa 2011.
– Profesor de la asignatura Delitos Informáticos en la Universidad Camilo José Cela 2015.
– Profesor de la asignatura Derecho Procesal Penal en la Universidad Camilo José Cela 2015-2016.
– Diputado Quinto del Ilustre Colegio De Abogados de Madrid desde el 8 de enero – actualidad.
– Presidente de la Agrupación de Jóvenes Abogados de Madrid 2013 – 2017.
– Articulista de opinión jurídica en distintos medios jurídicos: Lawandtrends, Confilegal, OkDiario y Lawyerpres.
– Actual Vicepresidente de la Fundación Independiente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: