“España es un carro en el que puedes ponerte a tirar de él para delante, puedes sentarte a que te lleven o puedes ponerte a tirar para atrás”. Entrevista a Raúl Herrera García

1.- Empecemos con una pregunta sencilla o no tanto, ¿quién es Raúl Herrera García? Y sobre todo ¿qué es lo que le hace ser un abogado tan popular?

Buenas a todos, pues Raúl Herrera soy yo, un abogado de Madrid especializado en Defensa Mercantil, esto es, conflictos relacionados con las empresas y que trabajo por mi cuenta en mi propio despacho.

Respecto a lo de popular pues diría que no tengo la más remota idea de por qué lo soy, si es que lo soy, pero si me apuntasen con un arma para que confesara diría que es porque estoy muchas horas dando la lata en redes.

2.- Sabemos que no te cortas un pelo pero nos gustaría saber, sinceramente, ¿eres así 24/7 o realmente adoptas otra personalidad más cañera para ser abogado? Como un superhéroe cuando se pone el traje, literalmente.

Pues diría que soy así todo el día. Cuando comencé a ejercer es cierto que vivía en eterna contradicción entre ser como había sido toda la vida o ser un abogado estándar. Con la experiencia me he dado cuenta que hay que ser uno mismo y que eso es garantía para que la gente confíe en ti.

3.- Vinculada con la anterior, ¿cómo fue tu paso por la Universidad Autónoma de Madrid? ¿Qué te motivó a estudiar Derecho y ser abogado? ¿Alguna anécdota digna de recordar?

Pues siempre he tenido claro ser abogado. Mi padre siempre quiso que lo fuera y le tomé el consejo. De hecho en octavo de EGB nos hicieron un estudio de psicología que pretendía evaluar habilidades para luego dar una especie de recomendación sobre qué área podría ser buena como camino profesional y ya en aquel momento mis indicativos decían que tenía buenas habilidades para ser abogado, expresamente citaba esta profesión. Y en aquel momento aún no sabía que era ser abogado.

En la Autónoma estuve muchos años pero fui muy poco, todos los años de carrera estuve trabajando a jornada completa en otras cosas así que aprobé gracias a los apuntes de mis compis. He de decir que con sus apuntes sacaba mejores notas que ellos.

Lo que recuerdo es que el segundo año matriculado me quisieron echar de la universidad por no tener los créditos suficientes y tuve que alegar que no pude aprobar por estar trabajando. Logré permanecer pero vi las orejas al lobo y desde ese momento me puse las pilas, ahí supe que no podía dejar este camino. Salvé un camino de no retorno.

4.- Sabemos que ya llevas más de 10 años de ejercicio profesional pero, ¿cómo fueron tus inicios? ¿Qué te hizo acercarte al Derecho Mercantil y concretamente al derecho concursal?

Yo venía de dirigir y hacer de todo en un periódico local. Entre las cosas que hacía era vender publicidad por lo que se me daba bien “vender”, así que mi primera y única entrevista profesional de mi vida fue en un despacho, en aquel momento pequeño, que confió en mi para ser becario de Derecho y a la vez comercial para buscar clientes. Así entre en la profesión, captando clientes y los logré. En aquel momento promocionaba contabilidades y nóminas. Luego me fueron pasando casos y los fui llevando. El despacho fue creciendo hasta que llegué a ser socio.

El despacho era eminentemente laboralista, ámbito que no me gusta, por lo que propuse a mi jefe ampliar al área de civil, procesal civil, y así fue. Dado que prestábamos servicios para empresas de forma natural los temas recurrentes eran de sociedades por lo que me fui enfocando del civil general al mercantil. El concursal llegó incluso antes de la crisis de 2008 llevando el concurso de una persona física a la que logramos aprobar un convenio con quitas y esperas que finalmente cumplió.

5.- Continuando con tu experiencia profesional, ¿qué te motivó a dejar tu cargo de Director de Derecho Procesal en la red internacional de asesoramiento Russell Bedford para ponerte por tu cuenta?

El despacho pequeño en el que comencé fue creciendo, como decía logré ser socio y en ese crecimiento logró integrarse en Russel Bedford. La verdad no tenía ningún motivo lógico para irme de aquella estructura pero en mi surgió la necesidad de ser mi propio jefe, trabajar por mi cuenta así que me tiré a la piscina. Lo conté hace poco en Twitter, fue hace ya 6 años. Creo que hay que estar un poco loco. Irse de un despacho en el año 2013. Pero creo que fue un acierto.

6.- En BBrainers II algunos de nuestros miembros tuvieron el placer de conocerte y compartir experiencias contigo. ¿Cómo fue tu experiencia en el evento? Ya has repetido en dos ocasiones, ¿te animarías a una tercera?

Sí, no lo dudaría. Para mi Bbrainers ha sido una extensión de Twitter, una forma de desvirtualizar a la comunidad, y hacerlo así, mediante unas convivencias, es una pasada. Es una forma de compartir conocimiento por la que apuesto desde el primer minuto y así seguirá siendo. Ya se está preparando la tercera edición.

7.- Durante tu charla comentaste que actualmente no dispones de un despacho profesional propio sino que, cuando necesitas una oficina, utilizas la de algún compañero o colaborador. ¿Crees que es necesario disponer de un despacho propio? ¿Qué piensas de los espacios de coworking y de los abogados que directamente no tienen oficina y trabajan desde casa?

Tengo un centro de negocio contratado donde tener ubicado el domicilio a efectos de referencia pero la realidad es que a los clientes no los veo allí. Los veo en los despachos de los compañeros que me derivan temas, en las propias oficinas de los clientes –no olvidemos que son empresas- o en algún lugar cómodo para una reunión, véase las cafeterías de hoteles de un sitio accesible.

Esto tiene un doble sentido, por un lado reducir costes del despacho y lo segundo y más importante es que si al cliente le evitas tener que entrar al centro de Madrid y aparcar para reunirse con su abogado, el más agradecido es el cliente. Son gente ocupada y agradecen que les visites tú, para mi no es problema y me parece que da valor a la relación abogado-cliente.

Los abogados, con las nuevas tecnologías podemos currar desde cualquier sitio. El despacho no hace al abogado. Desde casa, la montaña o donde sea, lo importante no es dónde es qué hacemos.

8.- Pasemos a algo que sabemos que te gusta mucho, Redes Sociales. ¿Qué piensas de la frase “si no estás en internet no existes”? ¿Piensas que actualmente las redes sociales son herramientas que potencian al abogado?

Antes se decía que si no tienes web no existes, ahora yo digo que si no tienes perfil personal en redes no existes. Es capital. Hay abogados ya reputados porque llevan muchos años que no lo necesitan, ya tienen el trabajo hecho, pero las nuevas generaciones y formas de relación con el cliente precisan de las redes.

Para mi las redes son una herramienta necesaria y de mucha potencia. En mi caso no logro directamente clientes por las redes ni internet debido al tipo de cliente que tengo siempre viene del boca a boca o referenciado; no me dirijo al consumidor; pero sí logro que los compañeros me conozcan, me tengan presente y cuando le surgen temas como los míos, que suelen ser especializados, en ocasiones acuden a mi. Así que de forma indirecta logro negocio. Pero incluso sin eso es importante, porque ahora mucha más gente sabe que existo y eso nunca puede ser malo.

9.- Hemos visto que utilizas Twitter, Instagram, LinkedIn, Facebook e incluso has hecho tus pinitos en Youtube, ¿podrías darnos algunos consejos, segmentando por red social? Por ejemplo “Instagram es más personal y más visual, en cambio Twitter apuesta por el mensaje como canal directo para interactuar con otros usuarios”. Danos tu visión y dinos cuál es tu favorita.

Twitter para mi es la red en la que mejor me manejo, es a la que más tiempo dedico. Diría que es la red del contenido. Para algunos es la de ladrar pero para mi es la de informarse.
Linkedin la tengo pero no la muevo en exceso porque la concibo para promoción del curriculum para encontrar trabajo y no estoy en esa fase. Quizás me esté perdiendo mucho.
Facebook sólo tengo la página del despacho. No es mi segmento, porque esta red es para el consumidor y como digo no es mi caso ya que me dedico a empresas.
Instagram diría que como abogado no se darle utilidad. Eso sí me parece la más divertida. Es postureo máximo pero sin nada de broncas. Ahora bien, hay gente que sabe usarla bien y está divulgando contenido jurídico muy bueno. Yo aquí replico mis tuits pero insisto, no logro enlazar interés entre ese contenido y la gente que me sigue. Ahí publico cosas sobre la escalada, lo que cocino, que me encanta cocinar, y los brebajes que tomo.

10.- Como presuponemos que es Twitter vayamos a por ella. Te uniste en agosto de 2011 y nació el amor. Actualmente y de manera externa parece un muy buen matrimonio, ¿qué te llevó a abrir tu perfil?

Me di de alta en verano de 2011 en Capileira (Granada) el mismo día que iba a hacer la ruta de ascensión al Mulhacen. Pero no la usé casi nada hasta 2014. Por esa época tuiteaba chorradas, seguro que desafortunadas y que me costarían ser Ministro. Sin ninguna lógica o misión.

Desde 2016 sí me centré en mi perfil profesional a raíz de conocer a Delia Rodríguez que se reía de mi porque decía que mis tuits eran muy malos. Diría que mi tuit sobre el LowCost de justo hace un año cambió mi forma de relacionarme en Twitter y ahora soy un yonki.

11.- Una de tus frases célebres vino a raíz del caso Cifuentes, en concreto por tu tweet “Ya veréis cuando terminen con los Máster y empiecen a revisar lo de “ingles alto”. Este tweet alcanzó más de once mil retweets y veinticinco mil me gustas con un impacto de impresión de más de un millón. ¿Cómo fue el proceso mental que te llevó a poner ese tweet? ¿Qué hacías en ese momento? ¿Pensabas que tendría tanto impacto?Captura de pantalla 2019-02-10 a las 13.10.22.png
Una pasada. Podría contar que estaba pensando en el tuit pero que va. Este tuit fue redactado en el baño de mi dormitorio. No digo más. Lo siento. Me llegó la idea y la puse en un tuit que salía muy largo y con muchas explicaciones. Lo borré y éste salió del tirón tal y como ves ahí. Según lo leí pensé que era bueno y lo envié. Nada más enviarlo me di cuenta de la errata en el “inglés” sin tilde pero ya tenía un montón de likes, así que dije pues así se queda.

Con este tuit se me agotaba la batería del móvil con las notificaciones, tres veces en el segundo día y aprendí que ojito con lo que se publica, que igual que se hace viral ese tuit, que es gracioso e ingenioso, se puede viralizar una metida de pata. Ahora vivo con miedo (risas).

12.- Ha quedado claro que no te cortas un pelo con los tweets, ¿hay algún tema que no tocarías? ¿Cuándo es tu mejor momento del día para twittear?

Sí que me corto. La verdad que me autocensuro mucho. No pierdo el norte que mi perfil es un perfil profesional y que no debo tomarme todas las licencias. Es algo que me auto impongo gustosamente. Creo que hay que saber estar y determinadas cosas mejor no tocarlas. Borro muchos tuits porque no me gusta la deriva que toman.
Tuiteo a todas horas, cuando llega una idea lo suelto.

13.- Pasemos a algo más caliente. Nuestras fuentes dicen que te gusta el Rap, que lo llevas en el coche y algún que otro tweet que has hecho acreditan la información.
Nos gustaría que nos hablases sobre la libertad de expresión y los raperos, ¿crees que las letras de las canciones tienen que tener límites? ¿Qué opinas del conocido caso del rapero mallorquín Valtonyc?Captura de pantalla 2019-02-10 a las 13.13.22.png
No lo niego, aunque tampoco lo expongo demasiado, me gusta el rap. Es la música con la que me he criado y sigo escuchando, hip-hop generalmente americano pero me encanta el español y el francés. Así que sí, se me puede ver en un concierto y en mi coche es la música que escucho cuando voy solo. Si hay más gente no les torturo.

El rap es una música subversiva y tiene vocación de crítica social pero como en todo ha habido límites. Los grupos más relevantes o famosos han tenido episodios de censura. Un ejemplo es el grupo angelino NWA con la canción “fuck the police” que respondía a la violencia sistemática de la policía estadounidense con los negros. La canción trajo cola pero tenía una lógica de respuesta social.

Ahora bien yo a Valtonyc no le veo un heredero de estos raperos, me parece que buscó llamar la atención haciendo justo lo contrario a NWA, es decir, atacando a quien han sido víctimas, por ejemplo de ETA. Ahora bien, entiendo que es libertad de expresión aunque si yo hubiese sido su abogado le habría recomendado que no lo hiciera.

Captura de pantalla 2019-02-10 a las 13.13.34.png
14.- Actualmente ya se te empieza a considerar un influencer en el sector legal. ¿Te has planteado ponerte un filtro ahora que más que nunca tus palabras tienen repercusión?

¿Se pueden poner filtro? ¿Se pone en los dedos o en la mente? No me preocupa esto, creo que sé estar y comportarme, y guiándome por el buen gusto diga lo que diga haré las cosas con respecto aunque sean ácidas. Y si me equivoco pediré perdón. Tanto en Twitter como en la vida.

15.- Hace unos meses lanzaron una iniciativa llamada #InfluencerLegal y vimos que tu feedback fue positivo. ¿Crees que es importante que los influencers reciban asesoramiento legal? Y en concreto, ¿qué opinas de la iniciativa? ¿La recomendarías?

Captura de pantalla 2019-02-10 a las 13.17.30.png
Los influencer y todos quienes estén realizando actos con trascendencia jurídica deben buscar asesoramiento. Los influencers aún más porque hacen cosas con mucha repercusión y la gente pone los ojos en ellos, así que si meten la pata todos lo van a saber. La cultura de cumplimiento normativo está llegando y estos no pueden estar al margen, al fin y al cabo son emprendedores sujetos a tantas normas como los empresarios, añadidas todas las de legal tecnológico. Recomiendo esta iniciativa sí.

16.- Otro tweet tuyo que nos encanta es aquel que dice “El abogao por ahí colgao os desea FELICIDAD”. Teniendo en cuenta iniciativas que surgen para fomentar la salud y el bienestar de los abogados ¿qué beneficios crees que puede aportar el deporte a nuestra profesión? ¿Escalas a menudo? Captura de pantalla 2019-02-10 a las 13.18.38.png

En estos años he visto a muchos compañeros marcharse para siempre o tener graves problemas de salud que les han apartado de la profesión, todo ello derivado del estrés, el sedentarismo, el alcohol y una mala vida.

Yo hago escalada porque me ayuda a relajarme, evadirme y fortalecer mi cuerpo y mi mente. Desde que escalo, hace ya 5 años, he logrado una mayor fuerza mental que me ha venido bien para el trabajo.

Así que en general recomiendo hacer deporte pero sobre todo escalada, este es para mi, el deporte total, trabajas más la cabeza que el cuerpo, por la gestión del miedo y la superación; y encima es un deporte totalmente de igualdad, lo hacen hombres y mujeres de toda edad y condición sin límites.

Me aficioné a él cuando vi que los deportes de toda la vida se me estaban acabando por la edad. Aquí voy a escalar con mi compi que tiene más de 50 años y me da para el pelo.

Captura de pantalla 2019-02-10 a las 13.18.48.png
17.- Presuponemos que te consideras guapo así que preguntaremos por tu estilo. ¿Eres fan del traje hasta fuera del trabajo o si fuera por ti llevarías un look más casual?Captura de pantalla 2019-02-10 a las 13.20.53.png

Yo no me lo consideraba pero voy a tener que planteármelo (risas). Muchas gracias. Los trajes cada vez me gustan menos pero es el look obligado para juicios y reuniones iniciales de presentación. De las togas ni hablamos.

Para el resto de trabajo soy de zapatos, pantalón, camisa, corbata –o no- y americana pero a combinar libremente, eso sí, siempre aderezados con calcetines horteras y de colores. Ahora bien, fuera del trabajo, lo primero que pille, reglas ninguna, como en la foto de postureo esta.

18.- ¿Cómo es un día en la vida de Raúl Herrera García?

Pues empieza con el desayuno y el café y desde ahí me siento como un bombero que tiene previsto un día tranquilo en el que ir ordenando el establecimiento pero acaba corriendo para ir a apagar fuegos. Un estrés. Por eso necesito escalar.

19.- Para terminar, nos gustaría cerrar la entrevista con tema libre. Así que por favor Raúl una reflexión final.

Pues diré que debemos reflexionar en que estamos en un momento de máxima confrontación por todo pero que en realidad tenemos muchas más cosas en común de las que nos separan, por lo que debemos trabajar por avanzar y mejorar. España es un carro en el que puedes ponerte a tirar de él para delante, puedes sentarte a que te lleven o puedes ponerte a tirar para atrás. Elegid, yo quiero estar con los primeros.

Madrid, 13 de febrero de 2018



GmBwK2IV.jpg

Raul Herrera Garcia es abogado del Colegio de Abogados de Madrid especializado en Derecho Procesal para asuntos relacionados con Derecho Mercantil y Concursal (obligaciones, insolvencias y responsabilidad de administradores), asimismo está dedicado al asesoramiento estratégico para empresas. Desarrolla su actividad de forma independiente en Herrera García Abogados ().


 

*A definitivas recuerda que el contenido de las publicaciones así como de las entrevistas únicamente refleja la opinión personal del autor, sin tener porqué coincidir con la de la entidad editorial.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s