Saltar al contenido

El sistema penal chino… ¿aceptable hoy en occidente? (II). A cargo de José Rey Rosa

AD 33/2020

              En la entrada anterior en A definitivas introduje un tema el cual hoy termino. Hablé sobre el sistema penal chino en general y expliqué varias de sus sanciones o penas. En el mismo, intenté comparar dicho sistema con el español, dejando para esta segunda entrada la mayor diferencia entre ambos países: la pena capital.

              En España, las últimas ejecuciones realizadas datan de septiembre de 1975, cuando fueron fusilados Jon Paredes, Ángel Otaegi, José Luis Sánchez Bravo, Ramón García Sanz y Humberto Baena. Poco después, la Constitución Española de 1978 consagró, entre los derechos fundamentales, el derecho integral a la vida e integridad física (Art. 15), aboliendo de esta manera tanto la tortura como la pena de muerte. Se dejaba no obstante aún abierta la posibilidad de aplicar la pena de capital para ciertos delitos, en tiempo de guerra y siempre rigiéndose por las leyes penales militares. Más tarde, en 1995, es la Ley Orgánica 11/1995 del 27 de noviembre la que finalmente, acaba con la pena de muerte incluso en las leyes militares. Nos encontramos por tanto, que en España hoy en día en nuestra legislación no tienen cabida la pena de muerte. España además, ha firmado varios convenios internacionales de derechos humanos por los que se compromete a no aplicar la pena de muerte en su territorio, uno de ellos es el protocolo nº6 a la Convención Europea de Derechos humanos, ratificada por España en 1985. Abolida por tanto en España, pasaré a explicar su relevancia en el sistema chino (que no es poca).

              Larga es la tradición china de aplicar la pena de muerte para los criminales más atroces y fuerte es el arraigo que en la sociedad tiene esta pena como expliqué en la entrada anterior. “Se necesita una pena severa para mantener el control” es uno de los famosos dichos populares en el país asiático, y esto nos vuelve a reafirmar la razón de ser del mantenimiento de esta pena. En la regulación actual (sección quinta, capítulo III, Parte I) son los artículos 48 al 51 los que regulan esta pena. En ellos, se tipifica la pena de capital, excluyendo de su aplicación solamente a los menores de 18 años y a las mujeres embarazadas. Delitos tales como secuestros de aviones, fabricación y transporte de armas, contrabando, falsificación de moneda, violación, trata de niños y mujeres o incluso robo con fuerza y muchos más, pueden dar lugar a la aplicación de esta pena, algunos de ellos, como el robo con fuerza, con una inseguridad jurídica manifiesta, pues somete la aplicación de esta pena a que el robo sea “grave”. Gravedad, claro está, no definida en el código penal chino. No son estos delitos no obstante los que en la práctica habitual conllevan a la ejecución del reo. Los delitos más habituales a los que se les va a aplicar la pena de muerte son el asesinato agravado y el trafico masivo de drogas.

              En cuanto al proceso de aplicación de la pena, decir que pasa por varias fases. Primero, los jueces de primera instancia al fallar con esta sanción, deben remitir sus actuaciones a su cámara superior, para que ésta de el visto bueno tanto fáctica como jurídicamente a la sanción empleada para castigar el delito. En segundo lugar, si la cámara superior considera adecuada la pena, volverá a remitir las actuaciones, esta vez al tribunal superior popular (lo que en España sería el Tribunal Supremo). Es este último el encargado de confirmar o no las sentencias con pena de muerte con un 95% de confirmaciones.

              Una vez confirmada la pena se ejecuta, siendo ésta a veces denigrante y vergonzosa para el propio reo. Con el objeto de reafirmar el sistema penal chino y  una clara perspectiva de prevención general negativa propia de los principios penales seguidos en este país, entre algunas de las formas de dar publicidad a la ejecución se encuentra la de publicar la foto, con nombre, apellidos y delito que se ha cometido en periódicos nacionales. También, durante varios años, se emitió en China un programa (el tercero más visto durante su emisión) titulado “entrevistas antes de la ejecución”. Su propio nombre lo dice todo.

              En cuanto a la ejecución como tal, hay dos tipos, fusilamiento e inyección letal. El más común históricamente ha sido el fusilamiento, consistente en la puesta en un muro de los sentenciados a muerte y el consiguiente disparo en la cabeza por militares ordenados a ello. La inyección se introdujo en el sistema penal chino con las reformas de 1997, pensando que era una forma más humana de acabar con la vida del sentenciado. Nada cercano a la realidad. La inyección letal puede asimilarse a una anestesia general en una operación quirúrgica normal, pero con cantidades letales. No obstante, no se ha probado aún que sea indolora para el reo, habiendo casos en los que individuos han sobrevivido a esta inyección afirmado que no es la forma más óptima de ejecución, si es que existe alguna. De estas dos formas son como en China se llegan a matar a más 1.000 personas al año. Número irreal, pues los datos sobre ejecuciones en China, son secreto de Estado, y las únicas que se pueden saber son las conocidas por familiares y amistades que denuncian este hecho fuera de las fronteras chinas. Así, se piensa que en China existen más ejecuciones que en todos los demás Estados del mundo que mantienen este tipo de pena. Una barbaridad.

              El último de los datos reseñables de la pena capital, es su posibilidad de suspensión por tiempo de dos años. Tras la sentencia de muerte, puede procederse a su suspensión durante dos años y si en ese intervalo de tiempo el reo no comete ninguna infracción o realiza algún servicio meritorio, cabrá la posibilidad de conmutar la pena de muerte por cadena perpetua e incluso por penas de prisión a plazo fijo de quince a veinte años. Es también posible, que entre las víctimas del delito y las víctimas del sancionado a muerte, lleguen a un acuerdo para que pueda llevarse a cabo esta conmutación. Esta ultima variante no está reflejada en el código penal chino, pero en la practica se lleva a cabo no obstante.

              En cuanto a los delitos penados con ella, nos podemos encontrar con (la mayoría de ellos, en su forma agravada o mas grave):

  1. Conspiración
  2. Secesión
  3. Rebelión
  4. Golpe de Estado
  5. Traición
  6. Espionaje
  7. Delito medioambiental
  8. Sabotaje
  9. Secuestro avión
  10. Fabricación y transporte de armas
  11. Fabricación y venta de medicamentos falsificados
  12. Venta de alimentos envenenados
  13. Contrabando de armas, materiales nucleares o billetes falsos.
  14. Contrabando de reliquias, oro o animales raros
  15. Falsificación de dinero
  16. Recaudación ilegal de fondos para empresa privada
  17. Asesinato
  18. Lesiones
  19. Violación
  20. Secuestro
  21. Compraventa de mujeres y niños
  22. Robo
  23. Maestro del crimen (figura no encontrada en España, es literalmente un individuo que enseña a otros a realizar crímenes)
  24. Robo en tumbas y lugares funerarios
  25. Trafico de drogas
  26. Forzar a otros a ejercer la prostitución
  27. Suministrar armas ilegalmente
  28. Cohecho
  29. Desobediencia en tiempo de guerra

              Larga lista de delitos penados con la muerte en el sistema chino, que sin embargo se redujo considerablemente con la reforma de 1997 que “democratizo” el sistema penal de este país. Observamos pues una vez más, la dureza con la que se aplica el derecho penal en el país asiático.

              Además de la pena de muerte hoy analizada, no quiero terminar este análisis del sistema penal chino sin exponer algunas diferencias más, en cuanto a penas y en cuanto a delitos sorprendentes occidentalmente hablando. Así pues, analizaré algunos de los tipos concretos del sistema penal chino comparándolos directamente con el español.

DELITOCHINAESPAÑA
HOMICIDIO/ASESINATONo se diferencian. de 10 años de prisión a cadena perpetua según las circunstancias. Si las circunstancias son “especialmente graves” puede acarrear incluso la pena de muerte. De manera negligente: de 3 a 7 años de prisión.Se diferencian tres tipos: -Homicidio: de 10 a 15 años de prisión -Asesinato: de 15 a 25 -Asesinato agravado: Prisión permanente revisable. -Su forma imprudente se castiga de 1 a 4 años.
ROBODos tipos: -Básico: de 3 a 10 años de prisión -Agravado, cuando se den una serie de circunstancias: de 10 años a cadena perpetua e incluso pena de muerte.Varias modalidades que varían desde el año de prisión hasta los cinco en casos más graves.
SECUESTROCon un mínimo de 10 años de prisión para los culpables, puede ampliarse ésta a cadena perpetua e incluso hasta la pena capital en función de los daños realizados al secuestrado.Dependiendo la duración del mismo, la pena puede variar desde los 4 años hasta los 8.
LESIONESAl igual que en el caso español, las penas en las que pueden incurrir los causantes de lesiones pueden ir desde los 3 años hasta la cadena perpetua o muerte en función de la gravedad de éstas.Gran diferencia en la pena, dependiendo de los daños causados. Desde los 3 meses para casos leves hasta los 12 años en caso de pérdida o inutilidad de algún órgano o miembro principal.
VIOLACIÓNDependiendo de los daños provocados en la mujer que sufra la violación, las penas pueden ir desde los 3 años hasta la cadena perpetua o muerte.Dentro de la gran variedad de tipos sexuales existentes en el CP español, la violación puede llegar a ser castigada hasta con 12 años de prisión.
COHECHOAdemás de una multa que puede alcanzar los 500.000 yuanes (65.413 euros), prisión desde 2 años hasta la cadena perpetua o muerte para los casos más graves.Prisión de 3 a 6 años, más multa de 12 a 24 meses más inhabilitación especial para empleo o cargo público de 9 a 12 años.
PREVARICACIÓN JUDICIALDe 5 a 10 años de prisión, dependiendo de la “gravedad” de los hechos.Como máximo 4 años de prisión e inhabilitación absoluta de 10 a 20 años.
MALVERSACION FONDOS PÚBLICOSDe 5 años de prisión hasta cadena perpetua pueden serles impuestos a los condenados por malversar dinero publico.En su máxima expresión pueden ser sancionados hasta a 8 años de prisión e inhabilitación absoluta por tiempo de 10 a 20 años.
INJURIA Y CALUMNIA3 años de prisión o detención para los injuriosos y calumniosos.2 años es la pena más grave impuesta para estos dos delitos.
DELITO MEDIOAMBIENTALDelito que en su extremo más severo, es sancionado con la pena capital. Su tipo básico tiene como sanción, la prisión de un mínimo de 3 años y un máximo de 10.Penas de prisión, multa e inhabilitación especial dependiendo de los muchos tipos de delitos existentes.

              Estos son solo algunos ejemplos de la severidad del sistema penal chino en comparación con el español. Por hacer un poco de referencia al cuadro recientemente expuesto, observar que la pena mínima de delitos en China es de 3 años de prisión (con posibilidad de sustituir con la detención). Puntuar la falta de seguridad jurídica (existente en toda la legislación penal china) cuando tipifica términos, tales como, “mayor gravedad” sin definirlo en ningún momento. Otro de los datos “interesantes” de este cuadro, es la cantidad de delitos que se penan con la pena de muerte.

              No quiero dejar pasar además otros detalles que, durante el estudio del código pena chino, me resultaban de lo más insólito. Me refiero a tipos penales que, que en un país democrático como el español no tendrían cabida. Algunos ejemplos:

  • La bigamia, además de estar prohibida en China, está penada con hasta dos años de prisión o detención.
  • La convivencia en el mismo hogar con la esposa de un militar en servicio, está penado con la prisión de hasta tres años o detención.
  • El maltrato familiar, tanto a los hijos como a la mujer, solamente será perseguido a instancia de parte y su pena es solamente de dos años o detención. Uno de los artículos que esquivo la reforma de 1997 y que refleja el sistema patriarcal que regía el código antes de la reforma.
  • Maestro del crimen. Se conoce por este nombre al individuo que enseña a otros a realizar crímenes, pudiendo ser castigado  con penas desde los cinco años de prisión hasta con la pena capital.
  • Insultar la bandera nacional china en lugar público es castigado con penas de prisión de hasta tres años.
  • El robo de figuras o elementos funerarios dentro de un cementerio es castigado con penas que oscilan desde los tres años hasta la pena capital
  • La mera proposición a consumir drogas es castigada con penas de hasta siete años de prisión.
  • Existen numerosos delitos relativos a la pornografía (una sección entera del código se refiere a ellos) con penas que van desde los tres años o detención hasta en los casos más “graves” la cadena perpetua.
  • Al existir aún el servicio militar obligatorio, la evasión de éste por un individuo puede ser sancionada con penas de hasta tres años de prisión o detención.

              Y hasta aquí mi análisis del sistema penal chino. Muy diferente al sistema español y occidental, aunque en ocasiones resulte curioso y llamativo.

José Rey Rosa

11 de marzo de 2020


BIBLIOGRAFIA Y DOCUMENTACION CONSULTADA PARA AMBAS ENTRADAS

  • Código Penal chino traducido
  • Código Penal español
  • Estudio sobre Derecho penal chino realizado por Xu Hui, profesora asociada del Instituto de Derecho de la Academia China de Ciencias Sociales
  • Crimen y castigo en china realizado por Borge Bakken, doctor Universidad Hong Kong
  • Pena de muerte en china, entrevistas antes de la ejecución, documental emitido por RTVE.
  • España y la pena de muerte. Amnistía Internacional.
  • Economía china: pasado, presente y futuro, de Alberto Javier Lebrón Veiga, corresponsal de Business Televisión en China y Asia-Pacífico.
  • http://www.elmundo.es/america/2014/07/24/53d0580a22601d81788b457d.html

José Rey Rosa

Licenciado en derecho por la Universidad de Málaga, actualmente realizo el trabajo final del Máster en Derecho Penal y Política Criminal sobre los juicios paralelos en televisión y redes sociales.

Mientras estudiaba, participé en numerosos Torneos de Debate a nivel nacional, llegando a ser posteriormente Subdirector, profesor y formador de la Escuela de debate de Málaga Cánovas fundación.

Con la misma fundación, me formé en diversos talleres y títulos relacionados con el liderazgo y la comunicación además de con el trabajo en equipo.

Terminada mi carrera universitaria, pronto comencé a trabajar en un despacho de abogados en Málaga.  Ejercí durante dos años como abogado en el mismo, ejerciendo las funciones tales del puesto, como redacción de escritos, estudio de temas, citas con clientes o realización de vistas entre otras.

A pesar de que la mayoría de mi tiempo lo he pasado siempre delante de los libros, siempre he tenido tiempo para el deporte, siendo miembro de equipos de baloncesto y partícipe en ligas provinciales desde muy pequeño, siendo hoy en día, mi mayor afición.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: